Mesa de Redacción

La desaparición de Can vuelve a escena

Por Joseba Santamaria - Viernes, 13 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Enrique Goñi abre hoy las comparecencias de la comisión que investigará en el Parlamento la desaparición de Caja Navarra. No sé que darán estas sesiones y admito que soy escéptico ante la posibilidad de que este tipo de comisiones de investigación parlamentarias aporten nueva luz a los hechos ya conocidos, y de hecho la anterior sobre Can, la pasada Legislatura, se saldó con un estruendoso fracaso. Los intereses partidistas, las diferentes estrategias electorales de los partidos camino entonces de los comicios de 2015, los obstáculos legales para acceder a la información sobre Can, la falta de colaboración de instituciones y personas para aclarar los hechos y la falta de claridad y consenso terminaron convirtiendo aquella comisión de investigación en un rocambolesco episodio más de los muchos que poblaron la política navarra la pasada Legislatura. Es cierto que ahora se ha hecho un exhaustivo trabajo previo de análisis de la documentación, se ha recabado nueva información y que hay interés y sintonía en la mayoría de los grupos por aportar a la sociedad navarra explicaciones claras sobre los hechos y las decisiones políticas y de gestión que llevaron a Navarra a perder su entidad financiera histórica. Y también que en esta ocasión los comparecientes saben de antemano que están obligados a declarar la verdad. Amortizadas en buena parte las responsabilidades políticas de los principales responsables del desastre que derivó en el final de Can en la factura electoral de 2015 y cerradas las posibles responsabilidades judiciales de todos ellos en el Supremo, se trata de saber quiénes y por qué adoptaron unas decisiones tan equivocadas, por qué se descartaron caminos más seguros y rentables que hubieran garantizado la continuidad de Can y también quiénes fueron responsables del descontrol y de no evitar ese triste final para una entidad histórica de Navarra y clave para su autogobierno. La sociedad navarra sabe a estas alturas Caja Navarra desaparece por una tormenta perfecta que se origina por la combinación de una mala gestión plagada de errores y la implicación de los manejos turbios de la política que acabaron convirtiendo la entidad financiera en un chiringuito. De esta comisión de investigación que comienza hoy cabe esperar, al menos, más información, nuevas claves y mayor transparencia sobre cómo y quién permitió todo ello hasta la desaparición de Can.