6 empresas ocuparán parte de las instalaciones de la antigua Inasa en Irurtzun

Una compañía fabricará muebles, con 30 empleos
El PSIS de la 4ª fase de la Ciudad del Transporte se modificará
La demanda de parcela industrial ha pasado de los 5.000 m2 a los 25.000 m2

Sagrario Zabaleta Echarte - Sábado, 14 de Abril de 2018 - Actualizado a las 09:51h.

pamplona - Seis empresas se van a instalar en régimen de alquiler o de propiedad en parte de las instalaciones de la antigua fábrica de Inasa Foil en Irurtzun. La actividad de estos negocios se corresponde con el de perfilerías, logística o decoración, entre otras. Una de ellas procede de Irún y generará unos 30 empleos para fabricar muebles. El director gerente de Nasuvinsa, José Mª Aierdi, explicó ayer las novedades en este polígono durante un desayuno informativo en la sede de la sociedad pública en Pamplona, junto a la directora de Marketing de la Ciudad Agroalimentaria (CAT), Isabel Violade, y la responsable de Comunicación de la CPEN, Itxaso Laita. La llegada de estas seis compañías se produce después de que en octubre de 2016 el Gobierno, a través de Nasuvinsa, comprara los 100.000 m2 de las instalaciones de Inasa Foil, para promover en ellas un área industrial de carácter comarcal, con capacidad para unas 20 empresas. Además de esta superficie, Nasuvinsa adquirió otros 40.000 m2 para un mejor desarrollo de la actuación.

Aierdi no solo analizó la evolución de este polígono sino la situación de las áreas industriales en la Comunidad Foral;y destacó que tras la crisis ha variado la petición de superficie por parte de las empresas. “Antes la demanda media de nave rondaba entre los 4.000 y 5.000 metros cuadrados;ahora ha incrementado a los 25.000 m2”, aseguró. Como ejemplo, explicó que actualmente mantienen conversaciones con una empresa en la Comarca de Pamplona que solicita “una superficie de 120.000 m2”. Sin embargo, existe una carencia de suelo en el cordón industrial de la capital navarra, reconoció Aierdi.

Una solución para satisfacer la demanda de estas compañías ante la ausencia de oferta en el cinturón de la Comarca de Pamplona puede ser ocupar naves en polígonos de otras zonas, desde la Ribera, Zona Media hasta la Montaña. Esta alternativa favorecería la dinamización económica del resto de Merindades;pero, “son las empresas quienes exigen ubicarse en la Comarca de Pamplona y ante eso no podemos hacer nada”, aclaró Aierdi, quien ratificó que el precio del m2 en Pamplona “se ha recuperado y se sitúa en los cien euros”.

comarca de pamplona El director gerente de Nasuvinsa recordó que la Ciudad del Transporte en Imárcoain dispone de 400.000 metros cuadrados en la cuarta fase para ocupar solo actividad logística. En un proceso participativo se planteó la posibilidad de suprimir ese requisito para que se pudieran implantar otro tipo de especialidades ajenas a esta función. Pero, los agentes del sector no aceptaron este cambio por lo que en ese suelo únicamente pueden asentarse actividades de transporte y logística.

En cambio, Aierdi anunció que se va a modificar el PSIS de esta cuarta fase para poder ampliar la cifra de metros cuadrados que las compañías puedan ocupar en las parcelas. De esta forma, prevé que esa modificación se presente al departamento de Desarrollo Económico antes del verano.

Además añadió que en la tercera fase de la Ciudad del Transporte todavía hay 200.000 m2 sin ocupar que no son gestionados por Nasuvinsa sino que, por el momento, recaen en la UTE Sanco-GM, concesionaria de la tercera fase, hasta que concluya su contrato. En línea con las actuaciones en la Comarca de Pamplona, Aierdi informó de la ampliación de “70.000 metros cuadrados en el polígono de Comarca II”.

El director gerente de Nasuvinsa también profundizó sobre la situación de los polígonos en los diferentes enclaves de la Comunidad Foral.

estudios por zonas Adelantó que “en Legasa y en Lodosa estudian ampliar la superficie de terreno industrial”;y recordó que Lursarea, la agencia para las políticas de desarrollo territorial sostenible y de ordenación del territorio, trabaja con Sakana para realizar un balance de naves y la voluntad de sus propietarios para venderlas;y agregó que “en Alsasua se han contabilizado otros 200.000 metros cuadrados de suelo rústico”.

Avanzó que “se va a impulsar la ampliación de Lekaroz, espacio que no es un polígono industrial en sí sino un centro de actividades económicas más especiales”;y señaló que se están realizando estudios en las áreas “de Estella y Tafalla”. También puntualizó que una empresa se ha interesado en el polígono de Lumbier para ocupar una parcela de 25.000 m2. Respecto a Sangüesa, el director gerente de Nasuvinsa manifestó que habrá que esperar a si se aprueba o se rechaza el proyecto de la Mina Muga, promovido por Geoalcali, después de que se resuelvan los últimos requisitos solicitados por el Ministerio de Medio Ambiente. “Si se da luz verde a esta actividad tendrá un impacto en la Comarca tanto en el suelo industrial como en el residencial, ya que atraerá empresas auxiliares y empleos”.

ribera y ciudad agroalimentaria Antes de la crisis, los ayuntamientos aprobaron la construcción de polígonos industriales para favorecer la actividad económica en estas áreas de población. Aierdi apuntó que “en Los Arcos, Cortes o Cabanillas, por ejemplo, existe bastante suelo que todavía se debe ocupar”. Y matizó que uno de los problemas de la Ribera para captar compañías es “la guerra de precios entre los consistorios y las comunidades limítrofes, como Aragón, por el exceso de oferta”.

Aierdi valoró la CAT, que por primera vez en 2017 cerró en positivo, con más de 500 empleos y con una inversión de dos millones para 2018. La directora de Marketing de la Ciudad Agroalimentaria (CAT), Isabel Violade, confirmó la tendencia de las empresas de demandar naves con más superficie, en algunos casos de hasta 500 m2. Este perfil se combina con las necesidades de emprendedores y emprendedoras que requieren de menos superficie para iniciar sus negocios durante los primeros cuatro años. “En el vivero que gestiona Cein en la CAT, la sociedad pública ha propuesto que las naves se reduzcan a entre 50 y 150 m2, aclaró.

Además de la promoción, urbanización de suelo y suministro de servicios en polígonos industriales, Nasuvinsa está especializada en vivienda y rehabilitación;en coordinar la agencia para las políticas de desarrollo territorial, a través de Lursarea;en impulsar la CAT, y ahora va a incluir un departamento sobre logística.