SEGUNDA B | Izarra 1 - Caudal 0

Ajustada victoria

SEGUNDA B | un triunfo tenso dio tres valiosos puntos a los de estella, a las puertas de la recta final

Julen Azcona - Lunes, 16 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

IZARRA 1 Julio;Eguaras, Eneko, Cabrera, Josetxo;Briñol, Araiz (Alex, min.80), Sola, Gorka, Arnau (Aparicio, min.85), Javi (Hinojosa, min.70).

CAUDAL 0 Óscar;Ferreiro, Pelayo, Juanito (Borja, min.66), Catú;Alberto, Jandrín (Yosu, min.60), Polaco, López, Iker, Niko (Babalola, min.60).

Gol 1-0 min.30: Javi.

Árbitro Ibai Rezola Etxeberria (Colegio Vasco). Asistido por Javier Rodríguez Echávarri y Aritz Gómez Luque. Mostró tarjetas amarillas a los locales Eneko (85) y a los visitantes Catú (55) y López (83).

Estadio Merkatondoa, ante unos 450 espectadores.

ESTELLA-Lizarra - Nuevo triunfo del Izarra en la recta final, que le suma tres puntos a tan solo cuatro partidos de finalizar el campeonato. Los blanquiazules ganaron ayer al Caudal Deportivo de Mieres en su cita en casa, en el estadio Merkatondoa, con un ajustado 1-0 y tras una competición en la que primó la emoción por encima del juego.

La tensión fue constante desde el principio, con el Izarra sin saber qué esperar de un contrario con nada que perder. Resultó que los asturianos se presentaron con una clara intención de competir y de darlo todo a pesar de su descenso a tercera (con solo 16 puntos en su casillero).

Con un penalti fallido en el minuto 1 y varios golpes en poste, la suerte no parecía estar a favor de los estelleses, a los que la portería se les estaba resistiendo. No fue hasta el primer y único gol, en el minuto 30 del partido, que el ambiente en Merkatondoa pareció relajarse un poco. Y este vino resistiéndose, con el balón golpeando primero en el larguero y Javi Martínez recuperándolo después con destreza en el rechace. Se trató del tercer tanto de la temporada para Javi.

La alegría instantánea dejó paso poco a poco de nuevo a la tensión: las oportunidades desaprovechadas de gol y un resultado que podía desencadenar fácilmente en un empate, hicieron de la segunda parte una lucha por lograr ese segundo tanto de la seguridad. Un esperado gol que no llegó, a pesar de las distintas estrategias del equipo, que lo que sí logró fue mantener la ventaja hasta el final, cambiando tres veces de jugadores y esforzándose por tener el dominio de la esfera. El Caudal no bajó el nivel en ningún momento.

Tras una apurada victoria en casa, el Izarra tiene ante él la recta final, con una próxima cita la semana que viene contra los asturianos del Lealtad de Villaviciosa, que promete ser reñida.

Está claro que este triunfo sirve para dotar al equipo de confianza de cara a próximos encuentros pero, tal y como explicó Álvarez, el verdadero chute de autoestima sería “encadenar dos triunfos seguidos”. De hecho eso es lo que espera el técnico del Izarra, pues considera que serviría no solo por el “plus de puntos”, sino también como una “inyección anímica importantísima”.