el navarro seduce al público en anaitasuna

Núñez, campeón de España

fiesta | el púgil navarro se colgó el cinturón de peso medio ante su público en anaitasuna

Tomás Orihuela | Iñaki Porto - Lunes, 16 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

pamplona - El navarro César Bam Bam Núñez se proclamó campeón de España de peso medio en una velada que acogió el pabellón Anaitasuna ante más de un millar de personas. El boxeador, entrenado por José Antonio Vicente Eguzkiza, derrotó a los puntos al riojano Jorge Tiburón Vallejo tras diez asaltos trepidantes, y se colgó el cinturón ganador para certificar unas credenciales impecables: 15 victorias, ocho por k.o., y ninguna derrota. El duelo fue el broche a una noche en la que Pamplona disfrutó de siete combates de boxeo, K1 y Muay Thai, y en la que el mejor parado fue el gimnasio Kanku. Los representantes del centro deportivo de Burlada monopolizaron las victorias en todas las categorías.

Vallejo aterrizó en el ring con la mítica banda sonora de Tiburónretumbando por megafonía, flanqueado por su equipo, ataviados con una cinta roja atada a la cabeza. Bam Bam saltó al cuadrilátero con calzón negro y amarillo, espoleado por una ovación feroz al ritmo de AC/DC y su clásico Thunderstruck. Hasta el presentador lanzó su chaqueta al aire para presentar al púgil navarro. Tras un himno español protocolario fugaz, Núñez y Vallejo se tomaron las medidas en un primer asalto que inflamó el pabellón. En las gradas, el duelo estuvo en los cánticos, las palmas y las vuvuzelas.

Los boxeadores, que habían hecho sparringdos veces antes del combate, cambiaron sus estrategias habituales, tal y como confesaron en la zona de vestuarios. Tiburón trató de desgastar a César con una gran despliegue físico, tratando de conducir al púgil navarro a la esquina más cercana a su público. Pese al gran inicio de su oponente, Núñez consiguió defenderse con la guardia alta y contragolpeando con varios directos consecutivos. Bam Bam, que aguantó el tipo en los momentos complicados jaleado por la parroquia local, castigó el abdomen de Vallejo y esquivó más que su oponente. En el cierre del cuarto asalto, en el que se vio el juego de pies de los boxeadores, se cantaron por megafonía los resultados que dictaron los jueces. Ligera ventaja para Bam Bam, para tristeza de los riojanos, que recibieron la noticia entre silbidos.

El punto de inflexión llegó cerca del ecuador de la pelea, en el quinto asalto. Núñez, sabedor de que sería un combate largo, suministró la energía para llegar con fuerza a los asaltos finales. César arrinconó a Tiburón, conectó varios ganchos de izquierda y coleccionó puntos que a la postre fueron indispensables. Pese a la ventaja del navarro, no fue un combate sencillo. Vallejo apretó y le obligó a emplearse al máximo para llevarse el galardón. Sin embargo, el riojano bajó el pistón. Su equipo trató de refrescarle en la esquina con una bolsa húmeda en la cabeza, pero la balanza había empezado a decantarse del lado del guerrero del Kanku.

En el noveno asalto, Bam Bam exhibió su superioridad combinando el crochet largo de derechas con varios ganchos con la zurda. Por esa vía izquierda encontró la victoria, y terminó por explotarla en el décimo asalto. Los dos púgiles concluyeron la velada fundiéndose en un abrazo y certificando el respeto entre ambos recorriendo el cuadrilátero estrechándose los hombros. Los jueces lo tuvieron claro, el cinturón debía ser para César Núñez, y Bam Bam recibió su primer campeonato nacional de peso medio ante su gente. El boxeo navarro está de enhorabuena.