Macron defiende la legitimidad del ataque en Siria

El presidente francés asegura que el ataque no supone una declaración de guerra al régimen de Al Asad

Lunes, 16 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

parís - El presidente de Francia, Emmanuel Macron, aseguró ayer que el bombardeo en la madrugada del sábado sobre supuestas instalaciones químicas en Siria no supone una declaración de guerra al régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, sino una defensa del derecho internacional y de las resoluciones de la ONU.

La ofensiva pretendía “intervenir de forma legítima en el marco multilateral” y no una declaración de guerra a Siria, insistió Macron en una entrevista en el canal BFMTV, en la que diferenció los bombardeos conjuntos con Estados Unidos y el Reino Unido contra Siria de las campañas bélicas en Libia o Irak.

“Tuvimos éxito en el plano militar: todos los misiles lanzados alcanzaron sus objetivos, las capacidades químicas del régimen sirio han sido destruidas y no hubo ninguna víctima colateral”, dijo Macron.

En un cara a cara marcado por la tensión, Macron interpeló a sus dos entrevistadores: “¿Han oído que hayamos declarado la guerra a Bachar al Asad? No. Esa es la diferencia respecto a lo que se hizo en Libia o en Irak”.

Según Macron, el único compromiso militar que tiene Francia en Siria es la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico, que está detrás de los principales atentados que ha sufrido su país en los últimos años.

En ese sentido, afirmó haber convencido a su homólogo estadounidense, Donald Trump, de mantener su presencia militar en Siria, pese a que había anunciado su intención de retirar sus tropas.

Macron defendió que el papel de Francia en la crisis siria es “poder hablar con todo el mundo”, por lo que dijo que tratará de convencer a Rusia y Turquía para participar en unas conversaciones que alcancen una solución política consensuada.

desastre humanitario Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean Yves Le Drian, advirtió ayer del riesgo de que se produzca un “nuevo desastre humanitario” en la ciudad siria de Idlib, la ciudad bajo control rebelde con más población y considerada el próximo gran objetivo del Ejército de Al Asad. En los últimos años, miles de milicianos y civiles han huido a ella desde otras zonas del país capturadas por el Ejército sirio. - Efe/E.P.