Ainara Urquijo, para quien la Fiscalía pide 12 años y medio de prisión, niega amenazas a la pareja de uno de los guardias civiles

EFE - Lunes, 16 de Abril de 2018 - Actualizado a las 16:08h.

San Fernando de Henares (Madrid). Ainara Urquijo, la joven de 23 años acusada de haber amenazado a la pareja de uno de los guardias civiles en Alsasua (Navarra), ha negado esas amenazas.

"Esto que os ha pasado es por salir de allí arriba, cada vez que salgáis os va a pasar lo mismo, así que lo que tienes que hacer es no salir de allí", es la frase que, según el fiscal, profirió Urquijo a la pareja del sargento y por la que le pide una pena de 12 años y medio de cárcel por amenazas terroristas.

Según su versión, ella llegó al bar Koxka, donde ocurrieron los hechos, cuando ya se había producido la pelea y entonces se puso "nerviosa" porque vio cómo habían detenido a otro de los acusados, Jokin Unamuno, que había sido compañero suyo de ikastola.

"Cuando llego a la zona veo que hay un poco de tensión, pero no veo ninguna agresión", ha dicho Urquijo, la única mujer acusada en el juicio, y ha añadido que le pareció "un poco fuerte" y le "impactó ver a Jokin detenido".

"No estaba borracha, pero sí que había bebido algo y siempre terminas más arriba;estaba un poco nerviosa, estaba alterada", se ha justificado.

Ha negado haber amenazado a la pareja del sargento: "Lo mismo que reconozco que me alteré con la Policía Foral, no soy quién para decirle eso a ella ni a nadie".

Urquijo, la única de los acusados para la que la Fiscalía solo pide 12 años y medio de prisión por amenazas terroristas (frente a los 50 y 62 años y medio del resto), ha dicho asimismo que no pertenece al movimiento Ospa Eguna de expulsión de las fuerzas de seguridad del País Vasco y Navarra.

Sí ha reconocido que, cuando formaba parte de un grupo de danzas, les ofrecieron bailar para ellos y les invitaron a comer.