"conllevaron una ofensa y falta de respeto"

Una juez concluye que 'El Jueves' pudo injuriar a la Policía al insinuar que consumía cocaína

EP - Viernes, 11 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 21:57h.

BARCELONA. El Juzgado de Instrucción 20 de Barcelona ha concluido que 'El Jueves' pudo incurrir en un presunto delito de injurias con un artículo en el que se bromeaba sobre la policía desplegada en Cataluña por el 1-O y el consumo de cocaína, y da traslado a las partes para que califiquen jurídicamente los hechos y soliciten la apertura de juicio oral.

En su auto, recogido por Europa Press, la magistrada considera que los artículos e ilustraciones bajo el encabezamiento 'La continua presencia de antidisturbios acaba con las reservas de cocaína en Cataluña' refiriéndose a los miembros de la Policía Nacional, "conllevaron una ofensa y falta de respeto", sin que se sustentara en una base fáctica.

Por ello, ve indicios de un delito de injurias cometido presuntamente por el director de la revista y el editor web, responsables respectivos de la publicación del artículo en diversos formatos, al dar por cerrada la instrucción.

El artículo satírico se publicó en la web de la revista y posteriormente en el papel en octubre de 2017, cuando estaban desplegados en Cataluña miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para el dispositivo del 1-O, según consta en el auto.

Incluía una imagen de una mano que manipulaba una sustancia en polvo de color blanco con un carné de la Policía Nacional y en el texto se afirmaba: "Después de sus actuaciones del pasado domingo, impidiendo votaciones a porrazo limpio, los antidisturbios han acabado con toda la cocaína de Cataluña".

También se simulaban declaraciones de los agentes hospedados en barcos en el Puerto, el conocido como 'barco de Piolín', que pedían "unos gramos para pasar el rato" y en el artículo en papel se adjuntaba una caricatura en el mismo sentido.

La juez abrió la investigación a raíz de que los sindicatos de la Policía Nacional presentaran un escrito ante la Fiscalía General del Estado contra la revista satírica al considerar que podría haber cometido un delito de injurias.