Un año más, fieles a la cita... y ya van diez

La familia Domínguez Nagore y sus amigos se reúnen desde hace una década en su casa de olaz para ver el certamen

Un reportaje de Ainhoa Bravo. Fotografía Unai Beroiz - Domingo, 13 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

PAMPLONA. Podría tratarse perfectamente de una reunión familiar con motivo de la Nochebuena, pero esta vez el ambiente festivo tenía dos grandes protagonistas: Amaia y Alfred.

La familia Domínguez Nagore congregó ayer en su vivienda de Olaz a 34 personas entre familiares y amigos para ver la gala de Eurovisión, pero sobre todo para apoyar a su paisana Amaia Romero. “Han hecho una actuación espectacular”, afirmaron los allí presentes.

Una noche mágica que ya se ha convertido en toda una tradición y que continuará por muchos años más. Con 10 años de experiencia en celebrar galas eurovisivas, la anfitriona María Nagore aseguró que el día que se celebra el festival es ya una fecha marcada en el calendario para su familia y sus amigos.

“Somos un grupo de amigos bastante grande que a lo largo del año nos juntamos para celebrar cualquier evento importante y sin duda Eurovisión, desde hace 10 años, es uno de ellos”, comentó Nagore.

Por otro lado, su hijo Álvaro Domínguez, de 21 años, recordó cómo empezó esta curiosa tradición y, en parte, fue todo gracias a el Chikilicuatre, que representó a España en Eurovisión en 2008.

“Mis amigos y yo estábamos emocionados con el Chikilicuatre, cantábamos y bailábamos su canción a todas horas”, afirmó entre risas Domínguez. “Ese año decidimos juntarnos para ver la gala y desde entonces ya no hemos parado”, añadió.

En el momento de la actuación, en casa de los Domínguez Nagore, se hizo el silencio que tan solo lo rompió la dulce voz de Amaia y Alfred con su interpretación.

“Normalmente durante las actuaciones solemos estar cenando y charlado pero en cuanto actúa España todos estamos en silencio y muy atentos para no perdernos nada”, afirmó María Nagore. Domínguez, un fanático de Eurovisión, tal y como él mismo se define, manifestó, al igual que su hermano Juan de 12 años, que Amaia y Alfred cantaron “muy bien”. “Yo quería que Amaia fuera a Eurovisión, de hecho, en la gala de OT voté para que fuera”, concluyó.