A UPN no le salen las cuentas

Esparza presiona al PSN después de que Chivite haya descartado dar el Gobierno a UPN
Vaticina que si no gobiernan ellos se producirá la anexión a Euskadi

“El PSN debe elegir entre un gobierno populista y nacionalista o uno liderado por UPN”

Ibai Fernandez Javier Bergasa - Lunes, 14 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Pamplona - Tiene prisa UPN por volver al poder. La pérdida del Gobierno y de las principales instituciones en 2015 ha sido un trago duro para un partido acostumbrado a gobernar casi sin oposición. Y a un año de las próximas elecciones, las urgencias se agolpan en la sede de Príncipe de Viana. Porque esta será la segunda y última oportunidad para muchos de sus dirigentes, empezando por su presidente, Javier Esparza. Y porque cuatro años más en la oposición supondrían un panorama realmente incierto para el futuro de la organización. Pero no les salen las cuentas.

El ya falta menos es un lema habitual en los actos de UPN. Volvió a insistir ayer en ese mensaje Esparza durante su intervención ante la asamblea del partido, donde evitó hablar de los presupuestos del Estado, pendientes de acuerdo todavía con el PP, y donde aseguró que tienen “la maquinaria en marcha para liderar el Gobierno”. Como si la vuelta al poder estuviera garantizada tras los cuatro años en el desierto.

El eslogan sin embargo cada vez se repite con menos convicción. Las encuestas apuntan a un estancamiento del partido, que no solo no logra mejorar los resultados de 2015, sino que la posible irrupción de Ciudadanos puede suponerle un retroceso en cuanto a representación parlamentaria. Y en el hipotético caso de que las cuatro fuerzas que apoyan al Gobierno de Uxue Barkos perdieran la mayoría, tampoco tiene garantizado el acceso al Palacio de Navarra. “El PSN no dará la presidencia del Gobierno a UPN”, avanzaba recientemente en una entrevista en este periódico la secretaria general del PSN, María Chivite.

Un mensaje que pega en la línea de flotación del proyecto de Javier Esparza, que se queda sin expectativas de liderar el Gobierno foral y ante la disyuntiva de, llegado el caso, tener que decidir si accede a apoyar un Gobierno del PSN aunque este sea “tercera o quinta fuerza”, como vaticinó ayer. Un escenario que ha llevado al líder de UPN a centrar su críticas en el Partido Socialista, y en especial en su secretaria general. “Sorprende las declaraciones del PSN en relación con el nacionalismo de Geroa Bai y el PNV. Nos cuesta entender los razonamientos”, admitió Esparza ante la asamblea, donde reprochó a los socialistas que “no quieran un gobierno nacionalista pero si le dan los votos no descarten pactar con Geroa Bai”. “El PSN tendrá que decidir entre un gobierno con PNV, con Bildu y Podemos, es decir nacionalismo y populismo, o apostar por un gobierno liderado por el partido más votado llegando a acuerdos con partidos constitucionalistas por el bien de Navarra”, defendió.

En campaña Es la controversia que UPN quiere situar ya en el escenario, metido ya de lleno en la lógica de campaña cuando falta un año para las elecciones y al Parlamento todavía le quedan dos periodos legislativos. “El voto eficaz y estratégico va a ser el voto a UPN”, proclamó ante los afiliados justo en una semana en la que dirigentes de UPN y PP se han cruzado ataques y reproches en las redes sociales a cuenta de cuál de los dos partidos representa “el voto útil”. Y subrayó lo “transcendentales” que serán los comicios “para Navarra”.

Porque, en la lógica de regionalista solo hay dos opciones, “o un Gobierno nacionalista o uno liderado por UPN”. Yo o el caos. Y como el caos no ha llegado esta legislatura como se había anunciado, ni en lo económico, ni en lo social, ni en lo identitario, lo hará en la siguiente si no recuperan el Gobierno. “Basta con darles cuatro años más para que el verdadero cambio, que no es otro que la anexión a Euskadi, esté cada vez más próximo a ser una realidad y sea mas difícil echarlo atrás”, apuntó Esparza. La presión política al PSN y el discurso del miedo vuelven a ser así el eje central del proyecto de UPN para el próximo año. Como en 2015. Como siempre.