programa Barrios de colores

Estudiantes de la Ikastola Amaiur finalizan su parterre diseñado para Iturrama

El alcalde de Pamplona y personal de Jardines les han ayudado en la plantación de lavandas, rosales y spireas hasta completar el dibujo

noticiasdenavarra.com - Martes, 15 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 14:44h.

PAMPLONA. Esta mañana unos 65 alumnos de sexto de Primaria de la Ikastola Amaiur (11-12 años), acompañados por el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, han terminado de plantar los arbustos del último parterre del proyecto ‘Barrios de colores’. El nuevo jardín es un espacio con forma de paloma que se encuentra en la trasera del Frontón López y que está compuesto por 720 arbustos: 198 de lavanda, 108 rosales color rosa y 414 Spireas de color blanco. Esos arbustos suponen un 12,9% del total plantado (5.574 arbustos) en esta primera fase del programa.

Con ayuda del personal de Parques, Jardines y Zonas Verdes y con las explicaciones de su responsable, Mikel Baztán, los menores se han encargado de dar el remate a este parterre de Iturrama de unos 300 m2 de superficie que, a partir de ahora contribuirá a la sensibilización y educación ambiental de la ciudadanía en su conjunto y del alumnado de este barrio en particular. Previamente en la ikastola se ha trabajado en torno al proyecto y, tras la plantación, los escolares se han podido llevar de recuerdo a casa una pequeña planta de temporada y el tríptico del programa con información sobre los siete-minijardines que se disponen por diferentes barrios de la ciudad.

El parterre arbustivo ha quedado señalizado en castellano y euskera sobre un indicador de plástico reciclado. En el cartel explicativo se recoge para la reflexión que hay decenas de aves que comparten el espacio urbano con el ser humano y que, su presencia, incrementa la belleza y la biodiversdad de la ciudad. El Ayuntamiento ha seguido esta misma dinámica para rematar los parterres de cada barrio con los alumnados de El Lago, Elorri, Mendigoiti, José María Huarte, Patxi Larrainzar, Cardenal Ilundáin, San Francisco, Vázquez de Mella, Sanduzelai, San Jorge. En total, en el conjunto del programa han participado aproximadamente 720 escolares. El riego del nuevo espacio se hará con el mismo sistema de aspersores que venía funcionando en esa zona verde. El único mantenimiento que requiere es irle dando forma a lo largo del tiempo para que la silueta se aprecie bien ‘en altura’ ya que los arbustos que conforman la paloma tardarán un par de años en llegar a la madurez.

Barrios rojos, rosas o amarillos

Con el de Iturrama, son siete los espacios creados en esta primera fase de ‘Barrios de colores’. También albergan uno Ripagaina, San Jorge, Mendillorri, Rochapea, Ermitagaña/San Juan y Ensanche/Casco Viejo que representan un águila, una mariposa, una salamandra, una margarita, una tortuga y un tulipán, respectivamente. Como en el caso de la paloma, cada elemento tienen un significado concreto: la mariposa, por ejemplo, quiere recordar a quienes se acerquen la importancia que para la biodiversidad tienen los insectos;la salamandra quiere llamar la atención sobre el cuidado de los humedales o la tortuga busca hacer hincapié en la extinción del galápago autóctono y el peligro de las exóticas para el ecosistema local. Son nuevos elementos del paisaje urbano de Pamplona que combinan plantas y arbustos de adaptabilidad contrastada al clima y al suelo propio de la ciudad y que quieren aportar colores y olores a los barrios, modificando las visas de sus vecindarios. Han supuesto la plantación durante los meses de invierno 5.574 arbustos de variedades como Forsitia (Forsithya), Fotinia ‘Red Robin’ (Photinia fraseri) o Espirea de Vanhoutte (Spirea Vanhoutte) o las aromáticas Lavándula y Romero (Rosmarinus officinalis prostratus), entre otras. A partir de ahora se podrán visitar los siete laberintos de colores (rojos, rosas, amarillos, blancos, verdes, etc.) de la primera fase del programa ‘Barrios de colores’, un programa que previsiblemente se ampliará la próxima primavera a nuevos espacios. Además de sensibilizar a la ciudadanía sobre el paisaje urbano y remodelar la mirada del viandante con nuevos elementos, otro de los objetivos de estos mini-jardines seguir avanzando hacia una reducción a medio plazo de los costes de mantenimiento de los espacios ajardinados de Pamplona.