Magotteaux celebra sus 50 años en Navarra mirando a los desafíos del futuro

EFE - Martes, 12 de Junio de 2018 - Actualizado a las 20:40h.

Pamplona. La multinacional Magotteaux ha celebrado sus 50 años en Navarra con un acto celebrado en Urdiain que ha reunido a casi doscientas personas, en el que su presidente ha recordado sus inicios, al tiempo que ha hablado de los desafíos de futuro.

"Siento una gran satisfacción por estos 50 años de historia, agradecemos a todos que nos acompañan en esta oportunidad para hacer una pausa y recordar nuestros inicios. También es una ocasión para mirar al futuro y los desafíos que afrontaremos juntos", ha afirmado el presidente de la compañía, Juan Eduardo Errázuriz, chileno de origen navarro.

Para tres de los cinco miembros del consejo de administración la celebración ha tenido una connotación personal especial por su vinculación con la Comunidad Foral, puesto que sus antepasados eran navarros y emigraron a Chile.

Todos ellos han contado el respaldo de casi 200 personas, entre ellas Uxue Barkos, presidenta del Gobierno de Navarra;Ainhoa Aznárez, presidenta del Parlamento;Manu Ayerdi, vicepresidente económico;representantes de todas las formaciones políticas navarras, además de políticos vascos, como el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, informa la compañía en un comunicado.

Asimismo han asistido los embajadores de Chile, Jorge Tagle, y de Bélgica, Marc Calcoen, en España y representantes empresariales como el presidente de la CEN, José Antonio Sarria.

Errázuriz ha recordado que en el año 2011 el grupo chileno Sigdo Koppers adquirió Magotteaux Grupo, líder mundial con su sede central en Bélgica. Tiene 19 plantas productivas en todo el mundo y esta es una de ella, fundada en 1968 por 44 personas.

A partir de ahí, su desarrollo ha estado muy ligado al desarrollo industrial de Urdiain y, aunque ha reconocido que han pasado años difíciles, como las crisis económicas locales y mundiales, o la seria competencia de países como China o India, "la tenacidad del equipo navarro permitió sobrellevarlos y triunfar" con gran capacidad de adaptarse sin dejar de lado nuestra esencia y los valores que nos rigen.

La planta de Urdiain hace 10 años estaba "muy focalizada al mercado local y el 90 % de su producción era para la península ibérica", pero con la crisis "se reconvirtió con mucha ingeniería y tecnología, hubo un esfuerzo enorme por parte de los trabajadores y, hoy en día, casi el 90% de su producción está destinada a la exportación".

En este recorrido, según ha señalado, la apuesta "ha sido firme por la responsabilidad social, el cuidado del medioambiente, las exigencias de la industria de hoy en día, estándares altos de calidad, de protección ambiental y de uso eficiente de la energía".

En la actualidad, la empresa, que se ha especializado en la producción de piezas de fundición y aceros aleados de alta resistencia para los sectores cementeros, minero y de siderurgia, emplea a 123 personas y cerró el pasado ejercicio con una facturación récord de 31 millones de euros y un volumen de producción de 7.500 toneladas.

Este año esperan llegar a las 9.000 toneladas, lo que significa un 20 % más, ha asegurado.

En el acto Barkos ha mostrado su satisfacción por la oportunidad de participar en una celebración que conmemora "el 50 aniversario del establecimiento de una empresa destacada, que es ejemplo del avance del desarrollo industrial, económico y social de Navarra en las cinco últimas década".

"Navarra ostenta, en estos momentos, una cifra importante en Industria, que se sustenta en historias como la de Magotteaux", ha aseverado la presidenta que ha añadido que la "implicación admirable de las personas que aquí trabajan, la adaptación permanente a las nuevas necesidades del mercado y la sociedad han hecho que Magotteaux sea un gran ejemplo de empresa sólida, asentada e innovadora".