la necesidad de concienciar a la sociedad

Sobra comida, falta responsabilidad

Más de 700 alumnos navarros colaboran con el Banco de Alimentos para combatir el desperdicio alimentario

“La gente joven es muy eficiente y, además, transmite alegría y vida” “Gracias a la ilusión, a la imaginación y al trabajo en equipo, se alcanzan grandes resultados”

Un reportaje de Jon Aristu Garde. Fotografía Mikel Saiz - Martes, 12 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Los más de 700 alumnos de nueve centros educativos de Navarra han colaborado durante el curso que está a punto de finalizar con el Banco de Alimentos. Durante el programa han añadido a su aprendizaje conocimientos sobre el desperdicio alimentario y la necesidad de concienciar a la sociedad para combatirlo. Entre otros conceptos, se han dado cuenta de que no falta comida, sino responsabilidad en los consumidores.

Según Fermín Muñoz, voluntario y coordinador de relaciones institucionales del Banco de Alimentos, el desperdicio alimentario es la cantidad de alimentos aptos para el consumo humano que son descartados en alguno de sus procesos. En base a datos de la FAO, un tercio de los alimentos se desperdicia. En muchos de los casos, en la fase del consumo.

Por este y otros muchos motivos, el Banco de Alimentos ha puesto el foco en colaborar con todos los centros educativos posibles para educar a los alumnos desde jóvenes en el aprovechamiento de los alimentos. Además, tal y como afirmó Muñoz, “los alumnos son mucho más eficientes que las personas mayores, transmiten alegría”.

Un proyecto que comenzó en 2012 con un solo colegio suma ahora catorce que colaboran en la recogida de alimentos y nueve que participan en las jornadas de aprendizaje solidario que se están desarrollando desde ayer lunes hasta mañana con la exposición de los trabajos de los alumnos y un cine fórum.

Naike Martín, profesora de Jesuitinas, valoró la importancia de formar personas comprometidas con este mundo y destacó el alto rendimiento de muchos alumnos que en las aulas no parecen brillantes.

Por su parte, Jerusalén Ruiz, profesora de Liceo Monjardín, aseguró que durante el camino “nos lo hemos pasado bien y hemos aprendido”.

Amaya Vizmanos, alumna del colegio Sagrado Corazón, valoró su aprendizaje durante estos meses: “Gracias a la ilusión, el trabajo en equipo y la imaginación, se pueden alcanzar muy buenos resultados”.

Leyre Alomia, de Santa Catalina, aseguró que el proyecto les ha tocado el corazón: “Hay más gente buena de la que creíamos”.

los datos

De 1 a 14. En seis años, el Banco de Alimentos ha pasado de colaborar con un centro a hacerlo con catorce, de los cuales nueve colaboran en las jornadas de aprendizaje solidario.

Jornadas de aprendizaje solidario. Mañana, de 10.30 a 12.30 horas en el auditorio del Civican, habrá un cine fórum sobre el desperdicio y se llevará a cabo la exposición de los trabajos de los alumnos y sus impresiones.

La labor de los alumnos. Desde el Banco de Alimentos aseguran que los alumnos en la Gran Recogida son vitales, ya que necesitan a todos los voluntarios posibles.

Todos los colaboradores. Jesuitas, Santa Catalina, Jesuitinas, Santísimo Sacramento, Sagrado Corazón, Virgen del Camino, Maristas, Liceo Monjardín, San Cernin, Irubide, María Inmaculada, Vedruna, Escolapios e Ikastola San Fermín.

Alumnos. Las alumnas que representaron a sus compañeros afirmaron que todos los aspectos del proyecto son positivos.

la cifra

1/3

Según la FAO, un tercio de los alimentos del mundo se desperdician en cualquiera de los procesos hasta su consumición.