ha aceptado las explicaciones del Ayuntamiento

El Defensor del Pueblo archiva la queja vecinal sobre Pío XII

En esta queja se reclamaba un "proceso participativo real en el que se atendieran sus propuestas y aportaciones al proyecto"

EFE - Miércoles, 13 de Junio de 2018 - Actualizado a las 21:04h.

Pamplona. El Defensor del Pueblo ha aceptado las explicaciones del Ayuntamiento de Pamplona sobre el proceso participativo seguido en Pío XII y ha archivado la queja presentada por una plataforma vecinal, según informa el Consistorio.

De esta forma este asunto no se incluirá en el "Informe de 2018" que esa institución tramitará ante el Parlamento de Navarra, según han confirmado desde la secretaría de gerencia, órgano encargado de las relaciones con la institución que preside Francisco Javier Enériz.

El Defensor del Pueblo de Navarra trasladó en octubre del pasado año al Consistorio una queja efectuada por una plataforma vecinal y varias personas por los cambios previstos para la creación del futuro corredor sostenible de Pío XII.

En esta queja se reclamaba un "proceso participativo real en el que se atendieran sus propuestas y aportaciones al proyecto".

El Defensor del Pueblo en su escrito solicitaba al Ayuntamiento de Pamplona los informes sobre el asunto y sugería que se intensificara el proceso de participación ciudadana en la elaboración e implantación del proyecto de movilidad.

Añadía el Defensor que, para que dicha participación fuera más rica, habría de facilitarse, tal y como dispone la Ley Foral de Administración Local, la más amplia información a los ciudadanos sobre el proyecto y sus previsiones y características a través de los medios que el ayuntamiento viera más adecuados.

El Ayuntamiento, según indica, contestó a esa sugerencia en enero de 2018 en un escrito en el que se recogían las reuniones y encuentros informativos realizados con los distintos colectivos interesados sobre los diferentes aspectos del proyecto de Pío XII.

Así en octubre de 2017 se celebraron cinco reuniones con comerciantes (a la primera no acudieron), centros escolares, empresas y agentes del tejido asociativo del barrio. Este proceso participativo tuvo continuidad en noviembre con otras dos reuniones, la primera con agentes de esos mismos sectores y la segunda abierta a la ciudadanía.

Tras la respuesta municipal el Defensor del Pueblo decidió archivar la queja "agradeciendo al Ayuntamiento de Pamplona su colaboración", según la citada fuente.