“He vivido aquí momentos que no se pagan con dinero”

Despedida | un emotivo Javier flaño compareció en rueda de prensa en el estadio el sadar acompañado por su familia y miembros de la directiva en el adiós al lateral de noáin

Diego Eusa Iñaki Porto - Miércoles, 4 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

pamplona - El 7 de junio de 2015 pasó a la historia como el día en el que Javier Flaño marcó el gol más importante de la historia de Osasuna, un gol que marcó el devenir del club rojillo, que pasó, en cuestión de doce meses, de tocar con la yema de los dedos el abismo de la Segunda División B, y lo que aquello hubiera supuesto para el club, a celebrar en el Ayuntamiento el ascenso a Primera División.

El lateral de Noáin, que salió hace nueve temporadas rumbo a Soria para jugar en el Numancia, volvió cinco años después, tras pasar por el Elche y el Mirandés, para desmontar el mito de que las segundas partes nunca fueron buenas, porque el navarro volvió a casa para alargar por unos años la historia de Osasuna.

Visiblemente emocionado, el protagonista, al que se le terminó su vinculación con el club de su tierra el pasado día 30 de junio, compareció ante los medios de comunicación en la sala de prensa de el estadio El Sadar para despedirse tanto del club como de la afición.

Acompañado por miembros de la directiva rojilla, el protagonista tomó asiento y, sin tener ningún discurso preparado en papel, comenzaron a salirle las palabras desde el corazón.

“En primer lugar quiero dar las gracias a todos los que estáis aquí. La verdad es que están siendo días de muchísima emoción para mí, porque es un momento difícil en cuanto a que se acaba una etapa futbolística importante en la que he vivido momentos bonitos, pero por otro lado hay que afrontar las cosas y la vida sigue, eso está claro”, señaló el de Noáin.

Al ya exjugador rojillo le costó arrancar, principalmente al ver a su familia arropándole en un momento tan importante para él.

En el apartado de agradecimientos, Javier Flaño señaló que “quiero dar las gracias a todos en general, pero de manera especial a mi familia, mi mujer, mis hijos, mis padres y mis hermanos, que han estado ahí siempre. También a Osasuna, que me ha dado la oportunidad de crecer como jugador y como persona durante todos estos años. Como profesional, he sido consciente de lo que es Osasuna y de lo que significa. Me he tratado de involucrar y hay que tener un poco de perspectiva y verlo de manera global, ya que la última temporada ha sido un poco dura para mí al no entrar en los planes del entrenador y me ha costado mucho el no jugar y el no entrar en las convocatorias, pero creo que no tengo que quedarme con eso, ni mucho menos, sino con que estoy orgulloso de todo lo que he vivido aquí en Osasuna”, comentó.

En la memoria de todo aficionado rojillo aparecerá Javier Flaño como aquel que remató a la red un saque de esquina botado por Álex Berenguer en el minuto 90 en la Nova Creu Alta, hecho que le bautizó como el ‘héroe de Sabadell’. Momentos que para el lateral navarro “no se pagan con dinero. Al margen de marcar aquel gol, espero que la gente me recuerde como uno de ellos. Entiendo que futbolísticamente a uno le puedo gustar más o menos, pero espero que me recuerden como un jugador que ha puesto todo lo que tenía. Un jugador que se ha vaciado y ha puesto todo al servicio de Osasuna”, afirmó.

A pesar de no haber tenido mucho protagonismo esta temporada a las órdenes de Diego Martínez, Flaño no se considera “víctima de nada, sino que soy un privilegiado y estoy orgulloso de lo que he vivido en Osasuna. He podido disfrutar muchísimo de lo que más quiero en el sitio que más quiero y con mi gente. Al final uno tiende a quedarse con lo último, pero no, yo tengo la mente en todo lo que he vivido y me considero un privilegiado de haber formado parte de esta familia. He sido fiel a los valores que me han enseñado en este club y en mi familia. La temporada pasada hubiera sido muy fácil salirme de la dinámica de grupo al no entrar en los planes, pero intenté siempre sumar a pesar de que a todos nos duele estar ahí, pero no soy víctima de nada. El fútbol te enseña constantemente a caerte y levantarte”, añadió.

Consciente de su situación, el de Noáin afirmó que al final “uno ya va viendo cómo funciona el fútbol. En la mayoría de los clubes, cuando un jugador juega poco lo normal es que prescindan de él, y en ese sentido es algo que no me ha pillado por sorpresa”.

Preguntado por los momentos que se queda vistiendo la elástica rojilla, Javier Flaño señaló que “uno de los momentos que mas he disfrutado ha sido el ascenso a Primera División. Fue una temporada que me sentí con mucha importancia y tenía una edad más madura para entender lo que es este club y lo que significa para todos sus aficionados y seguramente es la temporada que más he disfrutado hasta la fecha, aunque en mi primera etapa también me quedo con varios momentos como aquella clasificación para jugar Champions, la posterior temporada en UEFA -lo que hoy se conoce como Liga Europa- y también ha habido momentos duros que en su momento lo pasé mal, pero ahora los valoro de manera positiva porque me hicieron crecer mucho como persona y como futbolista”.

Preguntado por los entrenadores que le han marcado a lo largo de su etapa como rojillo, el lateral reconoció que “Javier Aguirre fue el entrenador que me dio la oportunidad de debutar en Primera División, fue un entrenador que en ese sentido me marcó. También me acuerdo de Jan Urban y de Vasiljevic, que me dieron la oportunidad de volver en esta segunda etapa al club;y también me acuerdo de alguna manera especial de Enrique Martín, que fue un entrenador con el que disfruté mucho y creo que como jugador crecí mucho y como persona también. Es una persona a la que le tengo cariño y considero especial”.

El acto de despedida de Javier Flaño finalizó con la entrega de un obsequio y un pañuelo de San Fermín personalizado por parte del presidente del club, además de una gran ovación envuelta entre lágrimas por los allí presentes.

vuelta al pasado

La fe de flaño movió montañas

Recuerdo. Javier Flaño afirmó que aquel momento para él fue “como es Osasuna, un cúmulo de emociones constante. Este club sin pasión ni sentimiento no se entiende. Y aquel día fue un día emotivo, de sacar sentimientos en el que pasamos de la nada al todo en milésimas de segundo. Estaba siendo un partido muy difícil hasta ese gol que suponía el empate, en esa hora y media de partido a todos se nos pasaron cosas malas por la cabeza y no solo yo sino todo el equipo aquel día hizo honor a la canción de Osasuna nunca se rindey tuve fe y suerte de aparecer en ese gol que marcó el devenir de Osasuna. Estos años de mi segunda etapa han sido así, ha habido momentos tanto buenos como malos y Osasuna, en momentos en los que las cosas no salen, somos una familia y cuando estamos todos unidos tenemos un potencial bestial”.