Carta al pensamiento

Daniel Ezpeleta - Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Pensamiento es eso que tenemos en la cabeza de noche y de día, una chispa en el cerebro que no para;y si para, malo: estás muerto. Sirve para aprender, para saber;es tan sutil que le tenemos miedo sin saberlo. Ponlo a prueba y verás: atrévete a saber. En los tiempos que corren, envueltos como estamos en esa lava de crema de cacahuete americana que nos nubla el cerebro y la vida a través de la televisión cada vez más amarilla, como si Berlusconi se hubiera adueñado de todas las cadenas y el campeonato mundial de fútbol fuera perpetuo y continuo, necesitamos desintoxicarnos, despiojarnos y pensar. “Atrévete a saber”, era una de las máximas favoritas de Kant, un filósofo alemán que puso patas arriba todo el entramado del pensamiento. Es una buena sugerencia para el verano, el tiempo libre y el ocio del silencio ante las olas o la foresta. Ya va siendo hora de que la universidad salga a los platós con contertulios decentes, sin prejuicios y críticos para discutir sobre lo divino y lo humano a calzón quitado ante todos los ciudadanos, pobres y ricos, letrados e iletrados. Me gusta recordar que para un Premio Nobel de Literatura portugués, el hombre más sabio que conoció en su vida era su abuelo, que no sabía ni leer ni escribir.