Cervantes contra Shakespeare

Venancio Rodríguez Sanz - Lunes, 9 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Del libro Crítica de la razón literaria de Jesús G. Maestro, profesor de Teoría de la Literatura: “En Cervantes está el genoma de la literatura. Shakespeare es un mero grumete. Cervantes le dio a todos los pedales de la literatura. Shakespeare no rebasó los límites de la dramaturgia. Shakespeare, en el mejor de los casos, es comparable a Calderón de la Barca. Si Shakespeare no hubiera escrito en inglés, de ninguna manera habría llegado a ser un escritor de referencia en el canon literario Occidental. Luego todo el mérito es político. Mientras que Cervantes es una referencia gracias a los enemigos de España. Pero esto ha ocurrido siempre: recordemos que a Mozart lo enterraron en una fosa común. Cervantes era un autor que desmitificaba el engaño, mientras que Shakespeare potenciaba los espejismos. Las obras de Shakespeare están pobladas de brujas y fantasma, mientras que en Cervantes los destapaba. Los únicos locos en Cervantes son don Quijote y el licenciado Vidriera, y estos son locos de diseño que exigen una inteligencia superior a lo normal para comprenderlos. El teatro shakesperiano dota a la realidad de un animismo fuera de lugar, sin embargo, Cervantes nos hace ver la realidad. De Shakespeare nos constan 44 obras firmadas por él. De esas 44 obras, 17 o no las escribió él o las hizo en colaboración con Christopher Marlowe y John Fletcher. Cervantes ha tenido muchos enemigos, tanto es así que si hoy viviera, el Premio Cervantes se lo darían a sus enemigos, se lo darían a Avellaneda. El objetivo fundamental del imperialismo académico anglosajón es imponer una alternativa al hispanismo y a la literatura que representa un autor tan potente como Cervantes. Y en ese sentido, es un deber absoluto de los estudiosos de la literatura española, poner las cosas claras. En este punto, los profesores somos una especie de fuerzas armadas por las buenas”.