“¿Qué pasa si en copa toca un primera?"

SOS Ciudad de Tudela

el estadio del tudelano está en “ruinas” y su presidente alerta de que no “aguanta un día más”

Un reportaje de J.A. Martínez - Lunes, 9 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

desde hace más de una década el destino del estadio municipal Ciudad de Tudela es su demolición, y, aunque todo apunta que acabará siendo así, a día de hoy no se vislumbra que el Tudelano (club que utiliza estas viejas y obsoletas instalaciones) vaya a cambiar de casa en un breve espacio de tiempo. Y no será porque su presidente Jesús Miranda no haya lanzado un SOS en más de una ocasión advirtiendo que “las instalaciones están hechas una ruina” y que “el estadio no puede aguantar ni un día más”.

El máximo dirigente blanquinegro recordó hace solo unas semanas que la próxima temporada el club volverá a disputar la Copa del Rey y se preguntó qué sucederá si superan las tres primeras eliminatorias. “¿Qué hacemos si nos toca jugar en Tudela con un equipo de Primera o si ascendemos a Segunda? No podemos jugar por la noche porque no disponemos de iluminación artificial para que el partido pueda ser televisado”, apuntó.

No obstante, ahora mismo a Miranda le preocupan más otra serie de problemas que afectan a la estructura del estadio. El monte de Santa Quiteria, que está situado detrás del estadio, “se está viniendo encima del campo y la tapia se va a venir abajo. Los vestuarios están obsoletos, la cubierta de la grada de General tiene goteras, el césped es de hace 50 años, las puertas están en condiciones lamentables, no hay un acceso en buenas condiciones para minusválidos, si pasa algo no hay salida de emergencia... Está todo fatal. Es un tema de urgencia y seguridad, no podemos esperar más”.

INFORME Todas estas deficiencias a las que hizo referencia el presidente del Tudelano están recogidas en el informe realizado por el área de Urbanismo del Ayuntamiento. Ahí se apuntaba que “se observan deficiencias aparentes que pueden llegar a comprometer la seguridad y salubridad de la edificación, llegando a suponer un riesgo para personas o bienes”. La situación de la instalación es tal que se hablaba de “peligro inminente” por la situación de varios puntos concretos. “La estructura de escaleras y el muro de cerramiento de los dos fondos están colapsados y su desplome es inmediato e inevitable”. Además, “las torretas de la fachada principal ve comprometido en algunos casos el funcionamiento estructural (existe riesgo de desplome)” y también “riesgo de desplome del muro de la puerta de acceso E” (al final de la zona de aparcamiento).

El informe dejaba claro también que las condiciones del Ciudad de Tudela “no son las óptimas ni adecuadas para la práctica del fútbol” y recomendaba “priorizar la actuación sobre el entorno del edificio” frente a intervenciones en el propio estadio.

Para Miranda, una posible solución pasaría por utilizar parte de los 3 millones de euros que deben llegar de los Presupuestos Generales del Estado en la construcción de un nuevo estadio. “Con los tres millones hay que realizar un lavado de cara a las instalaciones deportivas que tenemos y pensar ya en un proyecto a largo plazo con un campo de fútbol y una ciudad deportiva digna para distintas disciplinas”, manifestó el presidente del Tudelano, que lamentó que el Gobierno foral no les considere un equipo de élite. “Somos de élite, pero no se nos considera así. Tenemos el doble de presupuesto que el Ribera Navarra, nos gastamos el doble en desplazamientos, tenemos mil socios, somos, en definitiva, el club más importante de la ciudad con más de 250 personas”, concluyó.