Los txikis al poder

Una multitud de niños se congrega en el Rincón de la Aduana de Pamplona para honrar a San Fermín en la tradicional ofrenda floral infantil dentro del día dedicado a los más pequeños

noticiasdenavarra.com - Miércoles, 11 de Julio de 2018 - Actualizado a las 12:42h.

PAMPLONA. Una multitud de niños y niñas se han congregados este miércoles en el Rincón de la Aduana de Pamplona para honrar a San Fermín en la tradicional ofrenda floral infantil que se celebra en el día de las fiestas dedicado a los más pequeños. Numerosas familias se han acercado a las 11.00 horas a las inmediaciones de la iglesia de San Lorenzo para ofrecer flores rojas y blancas a la réplica del 'santo morenico' y formularle sus deseos y peticiones.

El párroco de San Lorenzo ha iniciado el acto de forma diferente a otros años y, con la colaboración de tres niños del público, ha explicado a los asistentes la historia de San Fermín y ha recreado el bautizo del santo, sus padres y sus hermanos por parte de San Saturnino, copatrón de Pamplona. Posteriormente, ha intervenido una madre y catequista de la parroquia que ha realizado una oración por todos los niños y niñas de Pamplona "para que nunca olvidemos cantarle, rezarle y pedirle que nos ayude". Asimismo, ha tenido un recuerdo especial para los padres y madres "para que nos ayuden a crecer por dentro y por fuera" y para que San Fermín "les eche un capotico".

También ha pedido "por tantos niños que lo pasan mal, por los que han perdido a sus padres, por los que viven tristes". Finalmente ha pedido a San Fermín por Pamplona "para que sean las mejores fiestas" y "quitemos de ella lo que es malo y no gusta a San Fermín". A Leoz ha animado a los niños y a sus familias a levantar sus ramos y a que entonaran el 'A San Fermín pedimos' adaptada para este acto, ya que decía: 'A San Fermín pedimos, por ser nuestro patrón, nos guíe por la vida, dándonos su bendición'. Tras esta breve celebración ha dado comienzo la ofrenda floral, amenizada por distintas jotas. Los niños y niñas, de todas las edades, han ido pasando por el escenario instalado en el Rincón de la Aduana para depositar sus flores, blancas y rojas, alrededor de la figura del santo.