Editorial de diario de noticias

Balance positivo en el ecuador de la fiesta

El análisis de la presente edición de los Sanfermines resulta satisfactorio, aun con la preceptiva prudencia, al menos en materia de seguridad pública, lesividad del encierro, generación de basura y afluencia a conciertos

Miércoles, 11 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

superado el ecuador de la vigente edición de los Sanfermines, la fiesta discurre bajo criterios de normalidad, valga el término aplicado a una aglomeración de personas en el marco que una pléyade de eventos que acontecen en la vía pública y por momentos con una significativa ingesta de alcohol. En cuanto a la seguridad pública, los hurtos y los robos en vivienda persisten como los sucesos más notorios, aunque no se están registrando delitos lesivos para las personas más allá de alguna pelea esporádica, como tampoco ninguna precipitación reseñable. La salvedad en este apartado la configuran las dos denuncias por tocamientos registradas el fin de semana, ciertamente detestables pero que no pueden ocultar las atinadas campañas de sensibilización de las instituciones contra la violencia machista, en colaboración con los colectivos feministas, para una concienciación social cuyos efectos resultan palpables en la calle. Los encierros, el momento donde alrededor de 2.000 vidas se ponen al unísono en juego en San Fermín, se están desarrollando con incidencias de escasa gravedad, hasta el punto de que con la excepción de una cornada en la carrera del día 7 los reducidos ingresos hospitalarios obedecen a traumatismos. El buen ambiente está caracterizando estas fiestas, con una estimación de afluencia que varía en función de las fuentes consultadas y que habrá de calibrarse pasado el próximo sábado. En todo caso, los datos oficiales del propio sector indican que la ocupación hotelera rondó al inicio el 97% en los establecimientos más céntricos, guarismo que bajó diez puntos en la Comarca de Pamplona, cifras que asimismo cabe catalogar de positivas. Idéntica valoración extensible a la recogida de basura, que mengua en torno al 7% merced a que con el vaso reutilizable se calcula que se han evitado cerca de un millón de desechables. También la asistencia a los conciertos de la plaza de los Fueros merece destacarse, pues solo los tres primeros aglutinaron a casi 60.000 personas, más allá de la habitual demanda de que el programa cultural ofrezca más diversidad y calidad, sin menosprecio de los artistas contratados. En la confianza de que las fiestas se mantengan en idénticos parámetros hasta el final, debe glosarse una vez más la esencial contribución de los efectivos sanitarios, de Protección Civil y policiales, así como del personal encargado de la limpieza, entre otros.