problemas para desconectar del trabajo

Veraneo político

Volver a su tierra, estar con la familia y practicar sus aficiones: así veranean e intentan desconectar los políticos

Un reportaje de Eva Santos - Jueves, 9 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Aprovechar para pasar más tiempo con la familia y volver unos días a su tierra natal es lo que suelen hacer muchos españoles en verano, costumbre que siguen también nuestros políticos que, como la mayor parte de la gente, tienen problemas para desconectar del trabajo incluso en vacaciones.

Y si no que se lo pregunten al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que desde que el viernes pasado viajó al Parque Nacional de Doñana ya ha hecho un alto para ir a despachar con el Rey en Mallorca y el próximo fin de semana hará otro.

Sánchez ha invitado a la canciller alemana, Angela Merkel, a pasar el próximo fin de semana en la finca del Palacio de las Marismillas, en Doñana, donde combinarán reuniones informales de trabajo con visitas a este paraje natural.

También le gustaría a Sánchez no perder la tradición de descansar unos días en su piso de Mojácar (Almería), aunque no está claro que pueda hacerlo, ya que los servicios de seguridad no lo aconsejan.

La idea de Moncloa es que el presidente del Gobierno se reincorpore al cien por cien después del 15 de agosto. Para el viernes, está previsto que asista, junto con los Reyes, a los actos del primer aniversario de los atentados de Barcelona y Cambrils, en recuerdo de las víctimas.

El líder de la oposición, Pablo Casado, no tendrá vacaciones como tal, pero los días que pueda se acercará a Ávila para estar con su familia.

Hoy regresa de Colombia, donde ha asistido a la toma de posesión del nuevo presidente, Iván Duque, el jueves estará en Santa Pola (Alicante) para un homenaje a una niña asesinada por ETA y el 17 acudirá también a los actos por los atentados yihadistas en Catalunya.

Albert Rivera, el presidente de Ciudadanos, pasará unos días de descanso con su hija en Baleares y luego realizará un pequeño viaje al extranjero en familia.

iglesias, con sus mellizos Mientras tanto, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, sigue pendiente de sus mellizos, que nacieron prematuramente, así es que vacaciones, pocas.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, está estos días en su casa de Córdoba;la de Política Territorial, Meritxell Batet, va y viene de Madrid a Barcelona, y también está fuera de la capital -sin concretar el destino- el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, todos ellos conectados con sus equipos.

Conectado está también el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que disfruta desde ayer de dos días de vacaciones con su familia en La Palma y que, aunque el fin de semana se desplazará a Catalunya para participar en un acto del PSC, la próxima semana quiere descansar en su tierra, la Comunidad Valenciana, pero siempre “operativo”.

“Mala pata” ha tenido la titular de justicia, Dolores Delgado, que se ha hecho un esguince y que no podrá moverse mucho de su domicilio hasta que se recupere.

El responsable de Agricultura, Luis Planas, pasa sus días de vacaciones con la familia en Nerja, como lo hace habitualmente, y también está con los suyos la ministra de Sanidad, Carmen Montón, que no ha especificado el destino.

Tampoco lo ha hecho la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que se tomará unos días la próxima semana para estar con la familia y alguno más la siguiente.

Y también en el sur está el ministro de Cultura, José Giraro, que descansa una semana en su pueblo almeriense, Pulpí, y el domingo acudirá a Tánger a la Supercopa de España.

revilla, la excepción Con la vista puesta en las próximas elecciones autonómicas, hay pocos presidentes regionales que hayan renunciado a tomarse unos días de descanso para cargar energías. La excepción, como casi siempre, es el cántabro, Miguel Ángel Revilla.

En su primer verano como presidente de la Generalitat catalana, Quim Torra, no tiene previsto moverse de Catalunya y pasará la mayor parte del tiempo en Barcelona, con puntuales visitas al territorio y, a lo sumo, algunos días de reposo en el municipio de Cabrils, aunque el 17 de agosto ya estará en la capital catalana, para participar en los actos por el 17A.

Muy celoso de su intimidad, el lehendakari, Iñigo Urkullu, no acostumbra a desvelar sus destinos vacacionales, pero todo apunta a que será uno de los que más tiempo se tome, ya que está de “vacaciones en familia cerca de Euskadi” desde el fin de semana pasado y no se prevé que se reincorpore al trabajo hasta la última semana de agosto.

Por la comunidad gallega pasa la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, que ha viajado con su familia hasta allí.