1,5 años de cárcel a un camionero por un choque mortal en la A-12

La Audiencia Provincial rebaja la pena de 2,5 años que le impuso el Juzgado de lo Penal nº4

J. Morales/E. Conde - Viernes, 10 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

PAMPLONA - La Audiencia Provincial de Navarra ha condenado a un año y seis meses de cárcel a un camionero de avanzada edad, J.I.C.U., como autor de un homicidio por imprudencia grave por ser el causante de un accidente mortal ocurrido en la Autovía del Camino (A-12), a la altura de Puente la Reina-Gares en noviembre de 2016. Gabriel Iñaki Marín Morais, de 37 años y vecino de Cirauqui, chocó contra la parte trasera del camión del acusado cuando este circulaba a una velocidad anormalmente baja, entre 17 y 27 kilómetros por hora, y falleció como consecuencia de un traumatismo craneoencefálico.

La Sección Primera ha estimado parcialmente el recurso de la defensa y ha revocado la sentencia que dictó el Juzgado de lo Penal número 4, que condenó a J.I.C.U. a dos años y seis meses de prisión, y a tres años y seis meses de privación del carné de conducir. Además de reducir la pena de cárcel, la Audiencia Provincial rebaja la retirada del carné de conducir a dos años.

El fallo relata que obre las 7.45 horas del 17 de noviembre de 2016 el acusado conducía su camión por la A-12 en sentido Pamplona y que minutos antes había tenido un accidente en el kilómetro 21 de la misma vía, cuando impactó con un vehículo cuya conductora no vio el camión del acusado por no llevar suficiente iluminación y circular muy despacio. Ambos estacionaron en el arcén para resolver la situación y posteriormente el acusado reanudó la marcha sin dejarse indicar para realizar la maniobra de incorporación a la autovía.

J.I.C.U. circuló unos segundos por el arcén derecho con una velocidad muy reducida y sin hacer uso del alumbrado de emergencia. Pese a ello, se incorporó a la vía, cuya velocidad mínima es de 60 km/h, “prescindiendo de las normas más elementales en la circulación y con una total y absoluta falta de diligencia, sin comprobar ni asegurarse que ningún otro vehículo circulara por dicho carril”.

a Entre 17 y 27 km/h Escasos segundos después, cuando el camión conducido por el acusado circulaba ya por el carril derecho de la A-12 a una velocidad de entre 17,3 y 27,3 km/h, sin tener accionadas las luces de emergencia, se acercó por detrás el turismo de Gabriel Marín, que se incorporaba al carril derecho desde el izquierdo tras un adelantamiento. El fallecido, que estaba casado y tenía dos hijas, se encontró “de manera sorpresiva y sin poder hacer nada para evitarlo” con el camión del acusado, contra el que chocó fatalmente.

Para el tribunal, las circunstancias en las que circulaba el acusado (velocidad anormalmente baja y sin luces de emergencia, en horario nocturno) ponen de manifiesto “la realidad de una negligencia de considerable entidad, más elevada que la media, al contribuir a la generación de un riesgo intolerable jurídicamente”. No obstante, los magistrados de la Audiencia Provincial consideran que la condena impuesta por el Juzgado de lo Penal número 4 es “excesiva” y que “resulta más ajustado y proporcional a la entidad de los hechos” establecer una pena de un año y medio de prisión, y dos años de privación del derecho de conducir vehículos de motor, y da firmeza al resto de los pronunciamientos de la sentencia de primera instancia.