ALONSO VOLÓ EN LA PRIMERA CURVA

Vettel gana en Bélgica tras rebasar a Hamilton en una accidentada salida

Sainz fue undécimo y Alonso ni pasó de la primera curva a causa de un accidente múltiple

EP - Domingo, 26 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 16:56h.

MADRID. El piloto alemán Sebastian Vettel (Ferrari) ha ganado este sábado el Gran Premio de Bélgica, decimotercera prueba del Mundial de Fórmula 1, por delante del británico Lewis Hamilton (Mercedes) y del holandés Max Verstappen (Red Bull), tras una trepidante carrera cuya primera curva ha dejado fuera al español Fernando Alonso (McLaren) a causa de un accidente múltiple.

Vettel redujo con esta victoria su desventaja respecto al liderato mundialista del propio Hamilton, después de haber completado como líder las 44 vueltas al larguísimo circuito de Spa-Francorchamps. Así, el alemán exhibió más pericia para esquivar los incidentes del comienzo y situarse en cabeza, durante una jornada en la que el también español Carlos Sainz (Renault) concluyó en el undécimo lugar.

Con 7.004 metros, el circuito más largo del Mundial revivió el 'shock' del GP de Bélgica del año 2012 cuando se apagaron las luces del semáforo. A expensas de encarar tal situación, Sainz cambió el motor de su coche;pero poner esa cuarta unidad de potencia provocó que la dirección de carrera lo mandase al fondo de parrilla, para salir penúltimo. No obstante, ese cambio no lo penalizará en Monza, un circuito favorable a sus intereses según las cábalas de su equipo.

Ese baile previo de posiciones hizo que Alonso saliera desde la decimocuarta posición y no desde la decimoséptima, lo cual paradójicamente le vino peor después. La primera mitad de parrilla, donde estaban los hombres importantes, empezó con neumáticos superblandos;mientras que la elección de ruedas blandas predominó entre los pilotos de la segunda mitad, a excepción del neumático medio elegido por Sainz para su estrategia de ir a menos paradas.

Aunque poco importó ese panorama nada más arrancar, cuando el alemán Nico Hulkenberg (Renault) se pasó muchísimo en la primera frenada y embistió a Alonso, cuyo coche literalmente voló por encima del monoplaza del monegasco Charles Leclerc (Sauber). El asturiano rememoró con ello un incidente casi idéntico sufrido en 2012, conduciendo entonces para la escudería Ferrari.

Aparte de Hulkenberg, Alonso y Leclerc, otros damnificados de ese suceso fueron el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) y el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari). El 'aussie' necesitó pasar por su garaje para cambiar el alerón trasero, después de haber tenido un toque que involucró al propio Raikkonen;éste, por su parte, intentó continuar un par de vueltas pero finalmente desistió.

VETTEL SE ENCARAMA A LA PRIMERA POSICIÓN

Y mientras en el medio del pelotón se chocaban sin remedio, por delante Vettel aprovechó la coyuntura para atacar a Hamilton. Le cogió el rebufo en el momento idóneo y lo adelantó mientras estaba la bandera amarilla en pista, justo antes de que saliera un 'safety car' que se mantuvo durante cuatro vueltas.

En esa zona noble de carrera, el holandés Max Verstappen (Red Bull) pasó por 'boxes' para cambiar neumáticos, poniéndose el compuesto blando y además regenerar su confianza;así, agitó las vueltas iniciales gracias a un raudo adelantamiento al francés Esteban Ocon (Force India), quien desde el tercer lugar de la parrilla cayó hasta la quinta plaza.

Casi de inmediato, el holandés calculó con destreza su distancia de separación con el mexicano Sergio Pérez (Force India) y también contemporizó los rebufos que debía tomarle hasta rebasarlo, lo que animó a las gradas de Spa en el momento de ponerse tercero cuando apenas se habían consumado diez vueltas.

Los aficionados del circuito belga vieron que Vettel lideraba con solidez pero siendo acechado por Hamilton, y que Verstappen ocupaba el tercer 'cajón' del podio pero siendo acechado por el finlandés Valtteri Bottas (Mercedes). Esas dos peleas monopolizaron su atención, aunque los pilotos con posiciones de privilegio supieron mantener a raya a sus perseguidores.

Las estrategias de cada parada en 'boxes' iban a definir el resultado definitivo, aunque ahí Ferrari abrochó todas las opciones de triunfo de un Vettel muy sonriente después de cruzar la bandera a cuadros en el liderato. Igual suerte corrió Verstappen, que acabó en el tercer puesto al haber gestionado bien su ventaja frente a un Bottas combativo pero sin premio.