Reivindican los espacios autogestionados

Alrededor de 2.000 personas se manifiestan en favor de ‘Maravillas’

La manifestación terminó en la Plaza del Castillo con la lectura de un comunicado y actuaciones musicales.


Laura Garde Unai Beroiz - Domingo, 26 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

PAMPLONA. Con el lema Ez da Gaztetxe bat, mundua ulertzeko modu bat baizik (No es un Gaztetxe, es una forma de entender el mundo), alrededor de 2.000 personas se manifestaron ayer en Pamplona para mostrar su apoyo al Gaztetxe Maravillas. Planteada en su origen como una cita para protestar contra el desalojo del Palacio Marqués de Rozalejo, se convirtió ayer en “una manifestación en defensa de los proyectos autogestionados y por un cambio social real y profundo”, explicó Asier Cabodevilla, en representación de la Asamblea del gaztetxe.

Antes del comienzo de la marcha, que partió de la antigua Estación de Autobuses, Cabodevilla aseguró que el desalojo del edificio okupado “no fue un ataque contra un gaztetxe, sino contra el movimiento popular de Pamplona”: “No entendemos cómo Geroa Bai y el Gobierno del cambio han podido tomar una actitud tan beligerante. Hace tres años la sociedad votó el cambio, y no sólo institucional, también en el modo de actuar”, sentenció. Añadió que desde Maravillas “siempre” han estado “dispuestos a hablar” y criticó el recurso del Ejecutivo foral al archivo de la causa: “No sé con qué cara pueden decir que quieren hablar cuando están recurriendo el archivo de la causa para que siga por la vía de lo penal”. Para ellos, “es el Gobierno el que tiene que dar el primer paso”. Por otro lado, destacó que esta semana han intentado “volver a la normalidad después de un mes volcados en la resistencia al desalojo”: “Queremos retomar ahora nuestras actividades”, concluyó Asier.

La manifestación, precedida por los joaldunak y acompañada por la comparsa del Casco Antigua de Pamplona, recorrió la avenida Conde Oliveto hasta Príncipe de Viana para continuar por la avenida San Ignacio, Cortes de Navarra, Carlos III y terminando en la Plaza del Castillo. Allá, leyeron un comunicado con el que reivindicaron que “hacer un uso comunitario de un espacio que lleva veinte años abandonado nunca será privatizar”: “Tener en desuso un espacio público es hacer un uso privatizado del mismo. Debemos seguir construyendo espacios de contrapoder donde podamos ser dueños y dueñas de nuestras vidas, de nuestro presente y nuestro futuro. Espacios libres de cualquier opresión donde tejer solidaridad”, abogaron.

Respecto a las acusaciones sobre ser un “proyecto político”, puntualizaron que ellos hacen “política del barrio, de la calle”: “¿Construir una biblioteca, un banco de alimentos, una academia de estudios o un gimnasio es hacer política?”.

objetivos “posibles” Para ello, es hora de “retomar la esperanza”, y subrayaron que “con determinación y valentía, organizándose y luchando, cualquier objetivo es posible”: “Venimos a cambiarlo todo, a crear y construir poder popular, y no nos van a parar”.

Los miembros de Maravillas agradecieron todas las muestras de apoyo recibidas de “todos los rincones de Euskal Herria”, sin olvidarse de los vecinos de Alde Zaharra, que impulsaron, entre otras actividades de apoyo al edificio, la iniciativa de estar continuamente frente al Gaztetxe. De la misma manera, hicieron una mención especial a Josefina Lamberto, hermana de Maravillas Lamberto, asesinada durante la Guerra Civil: “Su coraje es nuestro ejemplo”, aseveraron.

Entre los asistentes se pudieron ver a las parlamentario de Podemos Ahal Dugu-Orain Bai Tere Saez y Laura Pérez, y la edil de Aranzadi en el Ayuntamiento de Pamplona Laura Berro.

Secciones