Correctivo para un Valencia desdibujado

primera división el espanyol convenció a su afición con cinco minutos de magia

Lunes, 27 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Espanyol 2

Valencia 0

ESPANYOL Diego López;Javi López, David López, Mario Hermoso, Dídac Vilà;Darder, Marc Roca, Granero (Víctor Sánchez, min.79);Sergio García (Hernán Pérez, min.70), Baptistao (Piatti, min.76) y Borja Iglesias.

VALENCIA Neto;Piccini, Gabriel, Diakhaby, Gayà;Wass (Cheryshev, min.64), Kondogbia, Parejo, Carlos Soler;Rodrigo (Batshuayi, min.74) y Mina (Gameiro, min.67).

Goles 1-0 m. 63: Granero. 2-0 m. 68: Borja Iglesias.

Árbitro Del Cerro Grande (comité madrileño). Mostró tarjeta amarilla a Diakhaby (min.30) y Hermoso (min.48).

Estadio RCDE Stadium. 18.714 espectadores.

Cornellà de Llobregat - El Espanyol convenció a su afición con un estreno en el RCDE Stadium inmejorable contra el Valencia, que mandó durante la primera parte pero fue doblegado (2-0) tras el descanso en cinco minutos con goles de Granero de falta directa, con VAR incluido, y de Borja Iglesias.

Los de Marcelino tuvieron oportunidad de adelantarse antes del descanso en esta segunda jornada, pero la ambición, la velocidad y la puntería del anfitrión les sobrepasó en la reanudación. El 2-0 que reflejaba el marcador desde el 68 marcó su ánimo, su juego y borró sus opciones de remontada.

El conjunto blanquiazul planteó una versión muy ofensiva en su once inicial, con Borja Iglesias, Sergio García y Baptistao arriba. Rubi buscaba revolucionar el choque desde el inicio y lo logró, combinando con fluidez y a un ritmo ágil. Aún así, tenía problemas para concretar sus ocasiones en los primeros compases.

El acelerón local parecía puntual. Fugaz. Los de Marcelino tocaban y llegaban arriba con eficacia: suya era la sensación de peligro.

Tras el descanso, volvieron la revoluciones por parte de ambos conjuntos. Granero salvó bajo la línea de gol visitante y Baptistao culminó una contra que acabó en las manos de Neto. El Espanyol insistía con fuerza, quería el gol en su estreno en casa. Finalmente, llegó el premio.

El primer tanto de la tarde se fabricó de falta directa, por manos de Diakhaby, y con suspense. Esteban Granero picó con suavidad el balón muy cerca de la frontal del área y lo estrelló contra el larguero, ante de botar dentro. Los pericos pedían gol. El árbitro consultó al VAR y les dio la razón: 1-0 para los de Rubi en el minuto 63.

El Valencia lo intentaba, pero el marcador ya estaba cuesta arriba y le faltaba frescura. Marcelino agotó los tres cambios tras el primer gol, buscando una reacción que no llegaba. Rubi apostó por mantener la misma fórmula y no marcó ningún planteamiento defensivo. - Efe

Secciones