La memoria deportiva

Por Tomás de la Ossa - Lunes, 27 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

es incomprensible que un país que tiene en el turismo su principal fuente de ingresos no haga casi nada por preservar un patrimonio tan importante como el de la memoria deportiva. Por ejemplo, el del ciclismo. En Francia, Italia o Bélgica casi todo gran corredor tiene su museo, y en los puertos míticos abundan las placas, las estatuas, los monolitos... Se lamenta un estudioso de la Vuelta, Álvaro Calleja, de que Henri Desgrange, creador del Tour, es una figura histórica relevante en Francia, mientras que el impulsor de la Vuelta, Clemente López-Dóriga, es un perfecto desconocido en España. Pero no hace falta irse tan lejos ni en la distancia ni en el tiempo: en Villava nació el único ciclista que ha ganado cinco Tours consecutivos, y su museo, ése del que tanto se habló en sus últimos años en el profesionalismo, ni existe ni se lo espera. Nada que enseñar al turista aficionado al ciclismo que caiga por aquí. Gente sin memoria.