La oposición cuenta con los que obtuvieron su peor resultado en 2015

Esparza, Chivite y Beltrán no pudieron evitar que sus siglas cayeran al suelo histórico en la cita electoral de hace tres años

Lunes, 27 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Pamplona - A falta de confirmarse el cabeza de lista del PP de Navarra, todo apunta a que la renovación será mínima o nula en las fuerzas de la oposición con respecto a 2015 y que confiará en los mismos candidatos, pese a que los tres obtuvieron el peor resultado de la historia de sus respectivos partidos.

Javier Esparza bajó entonces el suelo electoral de UPN a los actuales 15 parlamentarios de los 19 que tenía. No puede negarse que buena parte de la responsabilidad de este fiasco es atribuible a su antecesora, Yolanda Barcina, pero también es verdad que el propio Esparza participó como consejero en el que fue un gobierno nefasto. Tampoco ahora Esparza recoge mejores previsiones: la misma encuesta de Gizaker para EiTB del mes de junio vaticina la pérdida de dos escaños. Algo parecido ocurre en el PSN, que volverá a contar con María Chivite, a pesar de que en 2015 llevó al partido a su representación más baja de la historia con solo siete representantes en la Cámara y sin influencia alguna para condicionar la conformación del Gobierno. También en su caso, el partido llegó lastrado a la cita con las urnas después de una disparatada legislatura dirigida por Roberto Jiménez, que comenzó con un ejecutivo de coalición con UPN que duró menos de un año y terminó con una surrealista amenaza de moción de censura que se fue al traste tras una comisión de investigación que a Ferraz no le pareció suficiente para echar a Barcina. Hasta entonces, el peor resultado del PSN había sido el de los nueve escaños de 2011.

Asimismo, en el PPN es previsible que su presidenta, Ana Beltrán, sea la candidata, tras haberse dejado en 2015 la mitad de los cuatro escaños que había conseguido Santiago Cervera. No se vislumbra como una apuesta de garantías. Más de una encuesta pone al PPN fuera del Parlamento foral al no obtener el 3% de los votos, que es el mínimo exigido para pasar el corte, después de una legislatura con el discurso radicalizado. - J.E.

Secciones