Campeonato Oficial de Habilidad de Perros

Alustiza y ‘Jay’, los reyes del pastoreo

7 PASTORES CON 9 PERROS PROTAGONIZARON UN AÑO MÁS EL TRADICIONAL CONCURSO Artzai Eguna en la campa de Geinbera

Sofía Sánchez / Iñaki Porto - Lunes, 27 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

uharte/arakil - Como cada año, al llegar el último domingo de agosto, Uharte Arakil acogió el Campeonato Oficial de Habilidad de Perros pastores de Navarra para las zonas autóctonas. Ayer, la campa de Geinbera volvió a ser el escenario de la tradicional fiesta de los pastores.

El concurso comenzó con un ejercicio de siete minutos en el que el perro tenía que hacer pasar al rebaño de ovejas por un hueco después de llevar la manada a los pies del pastor. El encargado de abrir el espectáculo fue Aritz Ganboa (Arruazu) y su perra Sua, que además de participar por segunda vez, obtuvieron el segundo puesto en la clasificación y el premio al pastor mejor ataviado. Después, Joxe Mari Itxilart con Bizkor y Ttipi (Amaiur), Antonio Alustiza con Jay y Aske (Areso), Jorge Oteiza con Arakil (Oronoz), Jesús Razquin con Neska (Etxarri Aranatz), Javier Fernández con Txikito (Otano), y Antonio Uharte con Argi (Uharte Arakil).

La segunda fase consistió en un recorrido más breve para meter al rebaño en el redil y después sacarlo para completar la prueba, todo ello dentro del límite de los siete minutos. Los finalistas fueron los perros Sua, Aske, Bizkor y Jay, vencedor del concurso el año pasado y esta vez por segunda consecutiva. El can, bajo las órdenes de Alustiza, logró superar en un tiempo reducido el trayecto de la prueba final e introdujo y sacó hábilmente al rebaño en el redil, con el aplauso de todos los que se encontraban disfrutando del espectáculo alrededor del campo.

El jurado del concurso sigue siempre unas normas generales para determinar el ganador. Las mordidas son penalizadas y además, se acumulan. Tres mordidas en un mismo ejercicio o cuatro alternas suponen la descalificación. También tienen en cuenta la obediencia del can y, por supuesto, el tiempo que tarda en introducir al rebaño de ovejas en el redil.

El ganador Alustiza es ya todo un experto en el arte del pastoreo. Tras más de dos décadas participando en las distintas ediciones de este concurso, y habiendo sido ganador 17 veces, se ha hecho este año, una vez más, con la famosa txapela. A pesar de ello, aseguró que “yo no soy solo pastor, he sido mixto, como aquí lo llamamos, ya que además de dedicarme a las ovejas toda la vida también he estado en la fábrica”. En cuanto a sus sensaciones, “una vez vengo aquí quiero ganar, pero lo más importante que tengo en la mente cada vez que participo es dar el espectáculo. Hoy no ha sido bueno, cada día sale una cosa y a pesar de todo me llevo la txapela, así que estoy muy contento y no me quejo”, aseveró.

En cuanto al adiestramiento y trato con el animal afirmó que “sobre todo es importante el trabajo diario con el perro. Yo voy con el perro diariamente y el tema de las banderas es más complicado. Jay no ha fallado ninguna pero Aske no ha entrado en ninguna. En casa lo hace bien pero eso es algo más difícil de controlar, no me voy a desmoralizar”.

A lo largo del día se programaron diversas actividades como el XXXVIII concurso navarro de quesos elaborados con leche cruda de oveja latxa, la XXXVI exposición y concurso de rendimiento lácteo de ovejas latxas de Navarra y el XVI concurso estatal de ganado de raza latxa. También tuvo lugar una exposición de perros pastores y un concurso de esquileo, así como una feria de queserías y artesanía.