El TSJN reclama un tercer juzgado especializado en Familia por la sobrecarga de trabajo

Varias personas, en la entrada del Palacio de Justicia. (Oskar Montero)

Expone entre sus necesidades un nuevo juez de adscripción territorial y una plaza para completar la Sala de lo Social

Martes, 28 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - La memoria judicial del pasado año en Navarra también realiza una exposición de necesidades para la planta judicial del TSJN conforme a la evolución de asuntos y la sobrecarga de algunas jurisdicciones que hacen pensar en refuerzos urgentes. Así, este año se ha estrenado un juzgado de primera instancia, debido a la gran afluencia de asuntos relacionados con las cláusulas suelo, que han colapsado el juzgado especializado en la materia, y también a los números procedimientos recibidos por asuntos de familia (separaciones, divorcios, pensiones alimentarias, modificación de medidas, regímenes de visitas...) e incapacidades civiles (estado al que se llega después de un procedimiento judicial en el que con intervención del ministerio fiscal y de un médico forense se priva judicialmente a una persona de la posibilidad de realizar actos o negocios jurídicos y a partir de ahí sus bienes pasan a ser tutelados por la Administración o por un familiar).

Pero la demanda de estos procedimientos no tiene freno por ahora y, por ello, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra ha reclamado al Consejo General del Poder Judicial la creación de un nuevo juzgado de Familia. Se trataría del tercero en la materia, puesto que el de Primera Instancia 3 de Pamplona se dedica en exclusiva a Familia y el número 8 recibe un tercio de asuntos de dicho ámbito. Pero se necesita otro juzgado más porque solo durante el año pasado se ingresaron 2.256 asuntos de este tipo, se resolvieron hasta 2.627 pero todavía quedaron pendientes otros 769 casos. El atasco a la hora de realizar pruebas periciales o psicológicas e informes sociales es considerable en un órgano especialmente sensible por la materia que trata y que afecta en muchos casos a menores. “La creación de un tercer juzgado obedece a la carga de trabajo que dichos órganos padecen y que desde hace ya algún tiempo ha hecho necesaria la adscripción de una Juez de Adscripción Territorial. Es decir, una profesional que trabaja en el TSJN y que, en función de las necesidades de los órganos judiciales, puede colaborar temporalmente en el juzgado que se le requiera. Precisamente el TSJN demanda también una plaza más de juez de adscripción territorial, así como completar la tercera plaza de la Sala de lo Social del TSJN, la que se encarga de los asuntos laborales, una demanda histórica que no ha sido satisfecha. - E.C.

Secciones