Valymar (calle Las lavanderas)

Cincuenta años vistiendo Burlada

Valymar (calle Las lavanderas) fue abierta por José María Beorlegui el 30 de septiembre de 1968. Ahora son su hijo y su nuera quienes están al frente

Laura Garde / Unai Beroiz - Martes, 28 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

burlada - En Burlada quedan ya muy pocos comercios textiles como Valymar (calle Las lavanderas), “de los de siempre”. Este año Francisco Javier Beorlegui, Josefina Los Arcos -su madre- y Uxue Murugarren -su pareja- están de celebración porque el negocio que abrió su padre, José María Beorlegui, en 1968 cumple 50 años.

Con el paso del tiempo han realizado “varias” reformas (fachada, suelo, iluminación, mobiliario...), y aunque su comercio ha evolucionado, la esencia es la misma: “Antes vendíamos artículos de mercería, ropa de niño y niña, de jóvenes y de mayores;y ahora nos hemos especializado en señora y caballero”, define Francisco Javier. “Nuestros clientes son los de toda la vida, y ahora incluso vienen segundas y terceras generaciones”, añade. Además de vecinos y vecinas de la localidad, muchos llegan desde la Comarca de Pamplona y el valle de Ultzama.

En 1968, Burlada era un pueblo emergente, con mucha inmigración de otras regiones del Estado. “Por lo que me cuentan mis padres y yo recuerdo de cuando era pequeño, el ambiente era muy familiar. Nos conocíamos todos, se hacía mucha vida en la calle”, relata el propietario de Valymar. José María nació en Pamplona en 1935. De familia humilde, eran siete hermanos. Con 14 años empezó su carrera profesional en el mundo textil, trabajando en La Exclusiva, ubicado entonces en la calle Zapatería: “Su función era repartir encargos a los clientes, hasta que paró para hacer el Servicio Militar Obligatorio (Mili) para después trabajar en Almacenes Numancia (plaza de la Cruz)”. Allá pidieron voluntarios para salir de viajantes -como los llamaban- por los pueblos, vendiendo el género del almacén: “A él le tocó la ruta que salía de Elizondo hacia Irún, Tolosa, San Sebastián, Deva, Motrico...”, esclarece Francisco Javier. Así, aprovechando aquellos años de auge y expansión económica, decidió junto a su compañero de trabajo y amigo de juventud Valentín Sotés dar un paso más y dejar el almacén para abrir Valymar, el 30 de septiembre de 1968. De hecho, el nombre es una combinación de Valentín y de Mari.

“Poco después, Valentín falleció tras sufrir un infarto, y mi padre se quedó con la totalidad del negocio”, explica. Francisco Javier entró a trabajar en Valymar con 21 años: “Un año después llegó Uxue, que ahora es mi mujer. Entonces éramos novios, ella tenía 19 años. Y aquí seguimos todos”, dice. José María falleció en 1997, con 62 años, después de sufrir una larga enfermedad;y fue entonces cuando Josefina, Francisco Javier y Uxue se quedaron al frente del establecimiento, hasta hoy, cuando cuentan con la ayuda también de Sara Huici.

competencia Francisco Javier y Josefina recuerdan cómo en los primeros años la tienda estaba llena de clientela: “Teníamos muchos clientes y había quienes nos pagaban a plazos. Todo estaba apuntado en libretas donde íbamos haciendo las cuentas”, recuerdan.

Pese a vender ropa “muy clásica” que las franquicias no ofrecen, Valymar -al igual que todo el pequeño comercio local- se ha visto afectada por las grandes superficies y la venta on line. Sin conocer todavía cuál será su futuro y con el objetivo de cumplir otros 50 años, están seguros de que solo pasa por la especialización y el asesoramiento personal, compitiendo con una calidad-precio “muy ajustada”: “Nuestros clientes lo son todo. El trato con ellos es fundamental”.