El Ayuntamiento de Pamplona prevé que el Reglamento de Participación esté en vigor antes de Semana Santa

El borrador se presentará en octubre - Espacios comunitarios o análisis del tejido social, otras líneas estratégicas del área de Participación Ciudadana para los próximos meses

D.N. - Martes, 28 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 12:13h.

PAMPLONA. El área de Participación Ciudadana y Empoderamiento Social afronta los próximos meses con el objetivo de poner en marcha un Reglamento de Participación que regule los órganos y procesos participativos y también de culminar aquellos procesos abiertos que consolidan espacios comunitarios como Antzara, el palacio Redín y Cruzat o Salesianas.

El concejal delegado de Participación Ciudadana y Empoderamiento Social, Mikel Armendáriz, y el director del área, Antso Fernández, han presentado esta mañana las líneas estratégicas de trabajo del área para lo que queda de legislatura, que incluyen una nueva ronda de foros de barrio, un nuevo curso de la Escuela Municipal de Empoderamiento y Participación, el proyecto Iruñategi para conocer los recursos con los que cuenta el tejido social de la ciudad o la guía de evaluación procesos participativos.

El área de Participación Ciudadana y Empoderamiento Social se describe como trasversal dentro del Ayuntamiento, un área que sea utilizada por el resto de áreas municipales para realizar procesos participativos propios, transparentes y plurales en su convocatoria y desarrollo. Para ello, se requieren coordinación, cauces e instrumentos claros que los pongan en marcha, los valoren y los evalúen. En definitiva, se trata de convertir Participación Ciudadana y Empoderamiento Social en un instrumento que esté al servicio la ciudadanía y del propio Ayuntamiento. En definitiva, ser una herramienta tanto facilitadora como impulsora de procesos, pero no una herramienta condicionadora por esos mismos procesos.

Las líneas de trabajo priorizarán la devolución de resultados, es decir, dotar a la ciudadanía, a los movimientos sociales y al propio Ayuntamiento de las herramientas necesarias para articular la participación y de los contenidos derivados de los procesos abiertos.

Borrador del Reglamento de Participación en octubre

Una de las prioridades es el futuro Reglamento de Participación, cuyo borrador será presentado a la ciudadanía en octubre, después de un trabajo realizado con el conjunto de áreas municipales y diferentes grupos políticos. Ese reglamento debe ser el marco jurídico que articule mecanismos, canales, órganos y espacios de participación que den respuesta a los anhelos de la sociedad de Pamplona y sitúen a la ciudad en la vanguardia en estándares de participación.

Este trabajo realizado en pro del Reglamento de Participación tiene su reflejo en normativas punteras como las de Barcelona o Vitoria – Gasteiz, modelos que ya están funcionando, y persigue elaborar una herramienta útil para la ciudadanía y resuelva y facilite una mayor implicación de esta en la vida pública. En otoño se presentará el borrador y se abrirá una fase de exposición pública para su conocimiento y la presentación de alegaciones. Se prevé que el reglamento pueda entrar en vigor en el primer trimestre de 2019.

El borrador del Reglamento de Participación prevé recoger los consejos de barrio y de ciudad, así como foros abiertos y observatorios, territoriales y sectoriales. Contempla, asimismo, la regulación de los procesos participativos, de consulta, iniciativa y propuesta ciudadana. Establece también los mecanismos de cooperación público-social, donde se incluye, por ejemplo, la cesión y gestión de espacios.

Espacios comunitarios y recursos de la ciudad

Precisamente sobre espacios comunitarios, el área de Participación Ciudadana seguirá trabajando junto al área de Desarrollo Comunitario para concluir los procesos abiertos y consolidarlos como espacios donde el tejido asociativo y vecinal pueda desarrollar sus proyectos al servicio de la ciudadanía. Se trata de espacios como el palacio Redín y Cruzat con el proyecto Plazara!, Antzara en Mendillorri o las Salesianas en Txantrea. Se trata de generar un modelo de gestión y uso en colaboración con el Ayuntamiento y adaptado a las demandas también de los colectivos y el vecindario. El Ayuntamiento garantizaría la adecuación del espacio, seguridad, salubridad, accesibilidad, universalidad y la libre concurrencia para ese uso y gestión.

Otra de las líneas estratégicas en los próximos meses tiene que ver con el proyecto Iruñategi que consiste en un análisis del tejido social de Pamplona, es decir, un mapeo de los recursos y agentes en cada barrio de la ciudad. Ese mapa tiene como objetivo ofrecer a la ciudadanía en general y a los colectivos una fotografía real y actualizada de los recursos existentes en cada uno de los barrios. El trabajo se inició el año pasado y se espera ponerlo a disposición de todas las personas y colectivos interesados a principios del mes de octubre.

Guía de evaluación de procesos

El Ayuntamiento de Pamplona está trabajando también en la elaboración de una guía de evaluación de los procesos participativos, con el fin de proporcionar herramientas tangibles, útiles y medibles para su análisis. La guía permitirá establecer marcos consensuados e indicadores con los que evaluar los procesos y aumentar la calidad de los mismos. Una guía de estas características, adaptada al ámbito local, supondrá una novedad y un paso más en el diseño y evaluación de procesos participativos.

El próximo curso continuarán los foros de barrio con un nuevo enfoque. Se hará un especial énfasis en la devolución por parte del Ayuntamiento y los foros de barrio se consolidarán como espacios donde la propia red asociativa podrá informar, con sesiones y metodologías adaptadas a las necesidades de cada barrio. Además, se está trabajando en la puesta en marcha de nuevos canales para tomar parte en las sesiones, presencial o no presencialmente.

En otoño volverán a programarse cursos y actividades en la Escuela Municipal de Empoderamiento y Participación, un servicio muy bien valorado por las personas usuarias, con formación y especialización a cargo de diferentes profesionales. Se reeditarán los cursos que han tenido una mayor demanda y aceptación y se incorporarán novedades al programa, así como una serie de conferencias relacionadas con las líneas de trabajo del área.