Marta Sexmilo campeona navarra de tenis

Marta Sexmilo: “El tenis es una forma de vida, era aquello por lo que me levantaba todas las mañanas para entrenar”

Tras ganar la triple corona navarra de tenis -individual, dobles y mixto-, Marta Sexmilo vuelve a dejar de lado el deporte para centrarse en sus estudios

Isaac Luna - Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona- Ganar siete años seguidos un mismo torneo sólo está a la altura de los más grandes. Marta Sexmilo (Pamplona, 11-06-1996) se proclamó la pasada semana campeona navarra absoluta de tenis, tanto en el cuadro individual, como en la modalidad de dobles y dobles mixtos, logrando de esta manera la triple corona. La navarra renunció al profesionalismo al querer centrarse en sus estudios, dejando de lado la pasión de su vida que ocupó su día a día durante muchos años.

Campeona navarra absoluta por séptimo año consecutivo, ¿cada edición es diferente para usted?

-Sí, es diferente porque sobre todo los dos últimos años no he estado entrenando lo mismo que los anteriores. Cada año es especial llegar bien a este torneo porque hace falta entrenar mucho para verte en buenas condiciones tanto físicas como mentales, por lo que sí, cada año es diferente. De este año me llevo algo muy especial porque he podido ganar el mixto y, con Marta Fernández, el dobles.

¿Mantiene esa ilusión del primer campeonato que ganó?

-Los objetivos van cambiando año a año. La primera edición que lo gané el objetivo era llevármelo porque el anterior había hecho final. Ahora mismo lo que me propongo es jugar bien, disfrutar y llegar bien físicamente. Es un torneo que se juega una vez al año y siempre intentas llegar a la perfección.

¿Y en el día a día?

-En el día a día es algo más complicado. Ahora mismo con estudiar, trabajar y entrenar es más difícil. Yo sigo manteniendo esas ganas y esa ilusión que es la que me ha hecho jugar a tenis. De cara al Campeonato Navarro, que al final es un torneo que se juega una vez y nos vemos todos los compañeros, entrenar no cuesta ese sacrificio, porque nos motiva a todos.

¿Cómo se encuentra hoy en día física y mentalmente?

-Este año he podido llegar bien físicamente porque en mayo jugué el Campeonato de Francia por equipos, por lo que a finales de mayo estuve bien físicamente porque me preparé para eso. En verano siempre tengo un poco más de tiempo porque no voy a clase y no estudio tanto como durante el curso, por lo que he podido dedicar más tiempo a los entrenamientos. Realmente he llegado en uno de mis mejores años, tanto física como mentalmente.

Siempre ha dicho que se vio obligada a dejar el tenis de manera profesional, ¿se ha arrepentido de tomar esa decisión en algún momento?

-La verdad es que al principio, sí. Fue una decisión obligada que sabía que podía llegar en algún momento porque llegar al top-100, que al final son las que se ganan la vida, es realmente complicado. Pero ahora mismo no volvería. Es una vida muy sacrificada y ahora mismo estoy trabajando y estudiando y realmente contenta con la vida que tengo. Creo que mi etapa en el tenis profesional ya terminó.

¿Es tan complicado llegar a ese punto en el que tienes que dejar todo para competir al primer nivel en el tenis?

-Lo tienes que dejar todo prácticamente desde el principio. Yo, por ejemplo, viajaba 25 semanas al año y compaginar esto con estudiar una carrera o, incluso, con el colegio es muy difícil. Cuando llegas a arriba del todo es una vida totalmente dedicada a eso.

¿Usted se lo llegó a plantear?

-Mis padres tenían claro que no querían que dejase el colegio, además en Navarra es más complicado, porque en otras comunidades sí que se puede estudiar a distancia. Gracias a ellos pude terminar el colegio, aunque fueron años complicados porque no tenía tiempo para casi nada. Cuando terminé selectividad estuve un año estudiando ADE a distancia y no me gustó. Después dediqué un año entero al tenis. Cuando estás ahí estás a tope, tu vida gira en torno a eso, aunque quieras dedicar algo de tiempo al estudio.

¿Hoy en día se toma el tenis como un ‘hobby’?

-Puede ser, pero al final cuando tienes un torneo deja de ser un hobby para ser algo por lo que quieres competir. Durante el año sí que me lo puedo tomar como algo así, pero cuando toca competir soy la primera que quiero luchar por ganar.

Sigue desarrollando su etapa como entrenadora, ¿qué ambiciones tiene?

-Estoy entrenando en Oberena, que al final es un club pequeño que lleva pocos años con una oferta de tenis para sus socios. Para mí lo importante, y más en una comunidad pequeña como Navarra, hacer un buen grupo que se eduque bien en torno al deporte y yo creo que eso es muy importante. El tenis es un deporte en el que estás solo y a mí, por ejemplo, me ha ayudado mucho. Es fundamental que sigan jugando y aunque unos ganen y otros pierdan lo importante es hacer amigos y vivir en torno al tenis.

Con la experiencia de los años, ¿qué elegiría, jugar o entrenar?

-Jugar, sin duda. Yo soy jugadora. Esa parte de competición cuando estás en la pista también la tienes siendo entrenadora, porque siempre quieres que gane tu jugador, pero jugar depende de uno mismo. A pesar de que me gusta mucho entrenar y enseñar, creo que esa faceta competitiva de jugadora no me la quitaré nunca.

¿Qué le ha aportado el tenis a usted?

-Al final, el tenis es una forma de vida. Al principio era un deporte que me gustaba mucho y me encantaba practicarlo con mis amigos en el Club de Tenis. Poco a poco se fue convirtiendo en algo un poco más serio porque intenté dar el paso a profesional y comencé a tener ciertos resultados a nivel nacional, pero siempre ha sido mi forma de vida, aquello por lo que me levantaba todas las mañanas para entrenar. Y hoy en día sigue siendo algo parecido, porque mantengo muchos amigos en torno al tenis.

Está estudiando Periodismo, ¿sería posible compaginar hoy en día ese profesionalismo con tus estudios?

-Creo que no. Para ser profesional hay que dedicarle 24 horas al día y siempre he pensado que si haces dos cosas a medias no haces ninguna de ellas bien.

Es la segunda vez que Iñaki Montes gana el Campeonato Navarro masculino, a pesar de que todavía es muy joven, ¿cree que si sigue con esta proyección puede llegar a entrar en el circuito?

-Es una pregunta complicada, porque todavía es muy joven. Es cierto que tiene muy buena mano y tiene mucha facilidad para jugar a tenis, pero para entrar en el circuito influyen muchos otros factores. De momento va por buen camino, pero todavía es muy pronto.