Danza en creación

La coreografía ‘Amarrak’ de Matxalen Bilbao mostrada ayer en el Museo de Navarra.

la coreógrafa carmen larraz participará este año en el proyecto ‘atalak 2.0’, que ayer se presentó en pamplona

Un reportaje de Ana Oliveira Lizarribar Fotografía Javier Bergasa - Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

facilitar la creación coreográfica con la puesta a disposición del creador o creadora de un grupo de bailarines y bailarinas durante una semana. Es la propuesta de Atalak 2.0, el proyecto impulsado por la compañía Dantzaz en el que participan Donostia Kultura, el CCN Malandain-Ballet Biarritz, Tabakalera, Dantzagunea, Azkuna Zentroa y Fundación Baluarte que ayer pasó por el Museo de Navarra para mostrar parte de sus resultados. En concreto, las piezas generadas por Matxalen Bilbao y Eneko Alcaraz. En diciembre, será el turno de la navarra Carmen Larraz y del vascofrancés Thierry Martínez.

En los últimos años, los responsables de la compañía Dantzaz han ido invitando a distintos/as coreógrafos/as que les parecían interesantes para crear obras en común. Y ahora -en 2018- esa iniciativa ha entrado en una nueva fase, denominada Atalak 2.0 y promovida por entidades radicadas en la Eurorregión formada por Navarra, la CAV y Nueva Aquitania que ahora, precisamente, preside la Comunidad Foral. “En estos momentos, en el mundo de la danza contemporánea resulta muy difícil dedicarse a la creación”, explicó ayer Fernando Sáenz de Ugarte, director general de Dantzaz. Y es que, lo habitual suele ser que el coreógrafo se dedique a gestar sus ideas en solitario, convirtiéndose en bailarín, técnico y lo que sea necesario para poder darles forma. En ese sentido, este programa quiere ser “un espacio de oportunidades” para que las/os creadoras/es tengan la ocasión de trabajar con un grupo de bailarines, “lo que hoy en día casi resulta un lujo”, insistió Sáenz de Ugarte, para quien esta iniciativa es una herramienta más para tratar de superar el complicado desafío que afronta la danza contemporánea y que no es otro que “su propia supervivencia”.

El proceso de trabajo que propone Atalak 2.0 consiste en una semana de búsqueda, investigación y ensayo del creador o creadora con los/as bailarines/as de Dantzaz. Y de una minigira por distintos espacios de la Eurorregión, “donde el coreógrafo podrá mostrar su forma de hacer, su lenguaje”, apuntó el director de Dantzaz, que explicó, asimismo, que este año se ha seleccionado a seis profesionales para que trabajen con la compañía. “Los socios del programa nos hacen sus propuestas y nosotros seleccionamos;esperamos que este sea un proyecto a medio y a largo plazo”, afirmó.

desafíos Bertha Bermúdez, coordinadora de Atalak 2.0, indicó que una de las mayores aportaciones de este programa se refiere a la “riqueza” que resulta del “encuentro de aprendizaje” entre distintas sensibilidades. De un lado, la de los coreógrafos y, de otro, las de los bailarines, muy diversos entre sí en términos de experiencia, formación, lenguaje y procedencia. “Eso es un reto”, agregó Bermúdez, que destacó, del mismo modo, lo especial que resulta mostrar las piezas en lugares diferentes, como lo fue ayer la Capilla del Museo de Navarra.

Fue el espacio donde se exhibió el trabajo de Matxalen Bilbao y Eneko Alcaraz. La primera compartió en febrero cinco días de laboratorio con Dantzaz. “Desde el principio me encontré con bailarines diferentes, pero que compartían un gran rigor y respeto hacia mí como creadora”, apuntó. Y añadió: “Fue muy divertido, yo normalmente trabajo en pequeño formato y mover a ocho personas era complejo, sobre todo porque tengo las ideas claras, pero no cerradas;no me gusta imponer el material, sino trabajar con los profesionales”. De esta colaboración surgió Amarrak, una pieza que analiza la relación entre el individuo y el grupo, así como sus lógicas de encuentro y desencuentro. También se mostró ayer en Pamplona Ausencia de calor, una reflexión en clave de movimiento sobre la rabia, la soledad, los límites y lo salvaje.

En diciembre está previsto que pueda verse la propuesta de la navarra Carmen Larraz, muy satisfecha de haber accedido a este proyecto. “Es un lujo poder disponer de un grupo de bailarines para investigar y dar forma a las ideas”, subraya. Tanto su trabajo como el de Thierry Martínez se exhibirá el 10 de diciembre en Dantzagunea, la sede de Dantzaz en Errenteria;el 11 en el Grand Studio-Gare du Midi, de Biarritz, y el 13 en Tabakalera de Donostia. Falta la fecha en Navarra.

Secciones