Me quedé sin mi hija

Iván Palacios Torre - Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

El 1 de agosto me quedé sin mi hija. Su madre y yo estamos separados desde que era un bebé, y desde entonces, hace ya 12 años, estoy luchando en los juzgados para que mi hija tenga un padre. Su madre no quería que mi hija pudiera pasar tiempo conmigo, llegando incluso a negarme poder hablar por teléfono durante 1 año a pesar del convenio regulador que firmamos y por el que me correspondía estar con ella 4 días al mes.

A base de invertir tiempo, esfuerzo y dinero en abogados, procuradores, notarios… conseguí que ampliaran la custodia a los miércoles del mes. Llega el verano y, según se acordó, me correspondía estar con ella desde el 1 de agosto. Llamé a mi expareja para recordárselo y me dio a entender que no me la iba a entregar. Solicité al juzgado una providencia recordando que debía entregarme a la pequeña y fui a recogerla el día mencionado junto con un testigo. Y allí, desde el telefonillo del portal me dice su madre que no, que la niña no se viene conmigo… saltándose así el convenio regulador y la providencia.

Ese mismo día denuncié los hechos en la comisaría de Tudela y solicité medidas cautelares en el Juzgado nº 2 de Tudela para evitar que mi hija fuese retenida. La madre sabe que incumple el mandato del juez y el convenio regulador, pero parece no importarle, tiene la seguridad de que no va a pasarle nada. Me pregunto qué pasaría si hubiera sido al revés. De momento, y a la espera de la resolución del juzgado, me quedo sin poder disfrutar las vacaciones que tenía planificadas con mi hija. Duele y sientes impotencia, pero pese a todo seguiré luchando por poder tener a mi hija conmigo todo el tiempo que la ley me permita. Seguiré luchando para que mi hija tenga un padre.