Italia y Hungría forman un frente xenófobo contra España y Francia

El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini (d), recibe al primer ministro húngaro, Viktor Orban (i) (EFE)

"Europa está dividida en dos grandes bloques", describe Orban, que califica de "héroe" a Salvini

Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

barcelona - El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, y el primer ministro de Hungría, Viktor Orban, sellaron ayer su eje contra la inmigración celebrando que sus respectivas políticas han demostrado que “detener la inmigración es posible” y reclamando un giro en las directrices de la Unión Europea.

Orban, que no dudó en calificar de “héroe” a Salvini, fue recibido en Milán por quien comenzó a aplicar en Italia algunas de las políticas que el Gobierno húngaro llevaba años reclamando y que pasan básicamente por limitar a toda costa la llegada de migrantes y refugiados a territorio europeo.

Ambos dirigentes mostraron su sintonía en lo referente a “la seguridad de la Unión” y “la defensa de las fronteras”, aspectos ambos que Orban espera que defiendan algún día tanto la Comisión Europea como el Parlamento Europeo, donde el propio Salvini llegó a aplaudir públicamente las políticas migratorias de Hungría antes de ser ministro.

“Los países están divididos en dos grandes bloques”, uno a favor de la inmigración y otro en contra describió Orban, para acto seguido desmarcarse de países como España, Francia y Alemania que abogan por “gestionar la inmigración lo mejor posible”. “Nosotros decimos que el objetivo es detenerla, por lo que Salvini y yo estamos tenemos la misma posición”, apostilló. El primer ministro húngaro aseguró durante la rueda de prensa conjunta que el líder de la Liga ha demostrado que también se puede frenar la llegada de migrantes por mar, en alusión al cierre de los puertos italianos a los barcos de rescate de las ONG.

devolución Salvini, por su parte, agradeció los halagos -“¿Me considera un héroe? Sabias palabras- y dijo estar “orgulloso de representar un punto de inflexión para Europa. “Los procesamientos (judiciales) no me harán cambiar de opinión, siempre me comportaré como hice en el caso del Diciotti”, dijo, en alusión al buque que permaneció atracado durante días en Sicilia con más de un centenar de migrantes a bordo.

Por otra parte, Salvini confirmó avances en las negociaciones con Alemania para cerrar un acuerdo que permita a este último país devolver a Italia a un número indeterminado refugiados, tal como ya ha ocurrido en el caso de España. - D.N.

Secciones