PREVIA DE FIESTAS DE MENDILLORRI

Un cohete ‘gigante’ para diez años de historia

Gaztelumendi Konpartsa de Mendillori es la encargada este año de prender la mecha al cohete que da comienzo el viernes (18.30) a las fiestas

Sofía Sánchez Javier Bergasa - Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

mendillorri - Los encargados de lanzar este viernes, a las 18.30 horas, el chupinazo de fiestas de Mendillorri son los chicos y chicas de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos Gaztelumendi Mendillorriko Konpartsa. Entre ellos se encuentran Joseba De Miguel e Iván Luque, ambos de 29 años y veteranos en el arte de bailar gigantes.

“Hacemos lo que suele hacer habitualmente una comparsa de gigantes, amenizar las fiestas, en este caso las de Mendillorri, que es donde tenemos la comparsa y de donde es mucha gente que forma parte de ella”, aseguró Luque. El grupo está compuesto por 20 jóvenes de entre 12 y 29 años. “Nuestra función en estas fiestas es bailar y disfrutar bailando. Además, al ser este año el décimo aniversario, la comisión de fiestas nos ha encargado a nosotros lanzar el chupinazo. Estamos muy ilusionados”, afirmó De Miguel.

Además, este año como novedad han organizado una concentración titulada Diez años, diez comparsas. Hamar urte, hamar Konpartsak. “Van a venir diez comparsas de Navarra, Gipuzkoa y Catalunya. Será el día 1 a la tarde y haremos un pasacalles de 17.00 a 19.00 horas. Hemos traído a comparsas del Casco Viejo de Pamplona, Txantrea, San Jorge, Azpilagaña, Tafalla, Ostargi de Gipuzkoa, Espinal, Burlada, Malgrat de Mar y Buztintxuri”.

De momento, las sensaciones son positivas pero algo extrañas, ya que tanto Joseba como Iván aseguran que “lanzar el cohete es algo raro porque no nos hacemos a la idea, pero estamos muy contentos porque representamos un colectivo cada vez más grande y que hace una labor por el barrio”.

Ellos se consideran como “una pequeña familia. Empezamos siendo un grupo de amigos, después se fue uniendo gente y. al final, hemos creado esto”, explicó Luque.

Ellos ya habían formado parte de otras comparsas desde más niños y eso fue lo que hizo que todo fuera más fácil a la hora de empezar el proyecto. “Éramos de los pocos barrios que no tenía comparsa, y nos lanzamos a la piscina. En un primer momento fue una locura, hicimos nosotros los gigantes que son los que hoy en día aún seguimos teniendo. Las cabezas son del taller de los hermanos Garate, pero el resto del gigantes son obra nuestra”. La respuesta por parte del barrio cuando comenzó todo aseguran que fue muy positiva. “Siempre venían comparsas de fuera y vimos necesario tener una propia”.

Una de las cosas más importantes para bailar un gigante es la habilidad y el cuerpo de la persona, sobre todo, tener una espalda bien armada para poder “sostener el peso” de las estructuras y evitar posibles lesiones.

En la comparsa tienen muy preparadas las fiestas: “El día 31 acudimos al chupinazo, hacemos el recorrido desde el castillo de Mendillorri hasta las escuelas de abajo. El segundo día tenemos la concentración y el tercer día tenemos nuestro pasacalles de despedida a las 19.00 horas”.