Dos nuevos esqueletos boca abajo en San Nicolás

Alumnos del IES Valle del Ebro, durante la investigación de los restos de talleres anteriores. (Cedida)

Se suman a a los cuatro anteriores en posición ‘decúbito prono’
Todo apunta a que no se trata de ‘Muertos Amenazantes’, sino una “forma íntima de cumplir penitencia de los fallecidos”

“La posición de los cuerpos no es accidental, ni se trata de un castigo” - “Hemos encontrado un apoyo de la iglesia del siglo XVI en el lugar esperado”

Leyre Estévez - Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

tudela - Dos nuevos enterramientos colocados boca abajo (decúbito prono) han aparecido en las excavaciones arqueológicas de San Nicolás, que han tenido lugar durante todo el mes de agosto, y que finalizarán el próximo viernes. Aún se desconocen las causas de este tipo de sepultura, y están pendientes de ser documentados.

Este será uno de los temas de investigación que tratarán en el Bachillerato i+ (de investigación) que se pondrá en marcha en este nuevo curso 2018/19 en el IES Valle del Ebro. El centro ya lideró un proceso de documentación de restos de este templo durante el pasado mes de abril, a través de un grupo de estudiantes orientados por un profesor de Geografía e Historia del propio instituto, Pablo Ijalba. En dicha investigación se denominó a este tipo de restos humanos con la terminología de Muertos Amenazantes,nombre que se empleaba ya desde la época romana e indicaba el temor a la muerte que le había sobrevivido a la persona fallecida.

Para poder llevar a cabo este proyecto, la institución Príncipe de Viana tuvo que dar el visto bueno al análisis de los restos óseos de los cuerpos descubiertos, trabajo que se realizó en una sala del centro cívico Rúa, cedido por el Ayuntamiento de Tudela en virtud del convenio suscrito con el IES Valle del Ebro.

Según contó Pablo Ijalba, “el instituto se interesó en los enterramientos en decúbito prono por varios motivos, además del hecho curioso que supone”. El primero fue “la proporción elevada de enterramientos en esta posición que habían sido hallados en el templo hasta el inicio de este verano” (4 de un total de 40 cuerpos recuperados). En segundo lugar estaba “el hecho de que la mayoría de los enterramientos boca abajo, en cualquier época y contexto, suelen ser contrarios voluntariamente a la religiosidad oficial del momento”. Sin embargo, los de San Nicolás “fueron enterrados según el rito católico, dentro de la iglesia, concretamente en las fosas de la nave central”, explicó Ijalba.

Por todo ello, los objetivos iniciales del proyecto académico eran, principalmente, “conocer las causas de este tipo de enterramientos y, si fuera posible, identificar con nombre y apellidos todos los cuerpos posibles, al menos los más recientes”, aclara Pablo Ijalba. A pesar de que “ninguno de los dos puntos ha sido posible ni va a poder serlo”, se han alcanzado algunas “conclusiones importantes”.

conclusiones Se ha descubierto que los cuerpos de San Nicolás no fueron colocados así de manera accidental, aunque ningún documento de origen eclesiástico dice nada sobre enterrar a determinados difuntos en decúbito prono. Además, se ha confirmado que tras el análisis anatómico no se encontró ningún rasgo similar entre los cuatro cuerpos. Por último, los libros sacramentales de difuntos no dejan constancia de la posición en que fueron enterrados los cuerpos, ni siquiera del lugar donde fueron depositados cada uno. Con todo, se confirma que no se trataba de un castigo, ya que de haber sido así se les hubiera excluido del rito sagrado, o inhumado fuera del recinto de la iglesia. La conclusión principal es que, a diferencia de lo que se creía al principio, no se trata de Muertos Amenazantes, que hayan sufrido mucho antes de morir, sino que la hipótesis que se trabaja es que se trate de una “decisión personal de los fallecidos, a modo de penitencia, para librarse de alguna carga personal que han arrastrado toda su vida, pero como acto privado y personal”, contó Ijalba.

A día de hoy, se ha recuperado un total de 17 enterramientos convencionales, además de 6 cuerpos descubiertos, pendientes de extraer. En cuanto a otros elementos hallados, se ha encontrado “un apoyo de la iglesia del siglo XVI en el lugar esperado” y “varios enterramientos colocados en sentido contrario, además de algunos objetos de la vida cotidiana, como suelas de zapato”, explicó Juanjo Bienes, el arqueólogo que lidera la excavación.

Secciones