La vendimia recupera una producción normal tras la sequía de 2017

La DO Navarra espera recoger 75 millones de kilos de uva, un 24% más, y seguir incrementando las ventas

Juan Ángel Monreal Javier Bergasa - Jueves, 30 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - Las lluvias abundantes de la primavera permitirán a Navarra recuperar en 2018 su producción habitual de uva. La vendimia, que ha arrancado esta misma semana en la Ribera baja, nace así con la perspectiva de recoger en torno a 75 millones de kilos de uva, lo que supone un 24% de incremento respecto a la producción de 2017, un año anormalmente seco.

“Los extremos, por exceso o por defecto, nunca son buenos”, explicaba ayer mismo David Palacios, presidente de la Denominación de Origen Navarra, al valorar el inicio de una campaña que, como todos los años, irá avanzando de sur a norte. Corella y Cadreita, así como las variedades blancas, las más precoces, han abierto fuego con apenas cinco días de retraso respecto a la media de los últimos años. Este exceso de humedad ha requerido de una labor más intensa en el campo por parte de los viticultores para aplicar los diferentes tratamientos y prevenir la aparición de hongos y otras plagas. “Ha sido fundamental la profesionalidad de nuestro sector”, explicaba Palacios, quien recordaba que las próximas semanas son cruciales, por el riesgo de tormentas. “Si cae algo, como solemos decir, que sea cernido, sin granizo”, comentaba.

De este modo, la DO Navarra confía en recuperar este año una producción de uva “acorde a la superficie de masa forestal” con la que cuenta Navarra, conformada por 10.500 hectáreas. “El estado sanitario que presentan las distintas variedades es óptimo y muestran un buen cuajado (número de gramos de uva en los racimos) especialmente la garnacha y el merlot. Estas condiciones se alcanzaron tras un otoño y un comienzo del invierno extremadamente secos, que marcó un leve retraso en la brotación en el viñedo.

A partir de ahí, hubo que “defender la cosecha” ante las adversidades meteorológicas, explica Palacios, quien recordaba también que el inicio del verano resultó relativamente lluvioso, con algunas tormentas al alza. A partir de ahí -explicaban desde la DO- las temperaturas al alza provocaron “la recuperación en parte del ligero retardo del ciclo vegetativo de la viña”. Finalmente, un mes de agosto cálido y seco, las condiciones deseables para estos meses de vendimia, ha propiciado una adecuada maduración del fruto, que a lo largo del próximo mes irá siendo recolectado por media Navarra.

ventas con mayor valor Con estas cifras, la DO confía asimismo en mantener el impulso a las ventas, que “en los últimos años muestran una tendencia al alza”, explicaba ayer David Palacios, quien tiene claro que el objetivo ya no es tanto crecer en cantidad como en valor. “Se trata de que nuestros vinos, que son un buen producto, ganen en prestigio en el mercado”, señala Palacios, quien reconoce que es necesario redoblar los esfuerzos de comunicación y comercialización tanto para consolidar los mercados existentes como para crecer en otros nuevos. Cerca de un 32% de las ventas llegan de mercados diferentes al español, que sufrió especialmente durante la crisis.

“Tenemos la suerte de que el abanico de DO Navarra es amplio”, dice Palacios, para quien la abundancia de variedades refuerza las posibilidades de acertar en un mercado que pide “variedad, frescura y equilibrio”, con sabores a veces afrutados. “Nuestro carácter norteño es en eso una ventaja”, recuerda Palacios.

El año pasado, la DO Navarra comercializó 34,8 millones de litros embotellados, de los que el 57% eran tintos;el 29,3%, rosados, y el 13%, blancos. Sin embargo, a estas botellas se une la distribución de 1,5 millones de litros a granel. Y con una presencia relevante en mercados tradicionales como el europeo y en otros emergentes como el chino, donde más se ha crecido, la DO busca nuevos retos en países con menor tradición vinícola, como Brasil y México, donde el vino ha ido ganando presencia en los últimos años. “Cada consumidor es diferente”, recuerda Palacios.