Editorial de diario de noticias

El campo es más grande que las puertas

Casi 36 años después, Navarra normaliza legalmente la captación de las emisiones de ‘ETB’ -socialmente lleva décadas normalizada-, y pone fin a uno de los absurdos políticos del viejo régimen aún pendientes en pleno siglo XXI en esta tierra

Jueves, 30 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

con 36 años de retraso, la emisión de los contenidos de ETB 2 llegará con normalidad al conjunto de Navarra a través de TDT, como ya ocurre con ETB 1, y Pamplona y su Comarca podrán captar también, igualmente de forma normalizada, los programas infantiles en euskera de ETB 3.Una realidad que debe ser el final definitivo de una situación que ha elevado en los últimos años a la política foral a las más altas cotas del absurdo en un pozo de malas intenciones, intoxicaciones y burdas maniobras políticas y judiciales en el que UPN y PP aún intentaron chapotear ayer mismo. Más aún si se tiene en cuenta que este paso definitivo atiende con años de retraso a las sucesivas demandas de la mayoría absoluta del Parlamento de Navarra, con la única excepción de UPN y PP, solicitando la normalización de la captación de la señal de esta televisión, y a la reclamación mayoritaria de la propia sociedad navarra. La programación de ETBse ve con absoluta normalidad desde hace años en Burgos, Cantabria o Las Landas, pero se ha vetado y dificultado su acceso a los navarros y navarras. Un absurdo ejemplo más del extremismo ideológico del viejo régimen político y de su incapacidad de atender las demandas y necesidades de esta sociedad, que derivó, en este caso, en una incomprensible situación de multas, denuncias y trabas oficiales puestas a la captación de una señal de televisión con una programación cercana, tanto en sus contenidos como en sus protagonistas, muchos de ellos navarros y navarras. El empeño en dificultar el acceso a ETB, ignorando que sus canales son seguidos por miles de ciudadanos en Navarra que no consumen ideología, sino entretenimiento, retransmisiones deportivas o programas de actualidad, era inútil, ilógico y trasnochado. Una actitud censora y de limitación del derecho a la información, absurda e ilógica en pleno siglo XXI, que denotaba además un evidente déficit democrático. Y contrario incluso a la normativa europea, como señaló el Consejo de Europa, que reclamó posibilitar el acceso a esa programación. Con la captación normalizada de ETB se recupera el derecho de los televidentes navarros a que no se les prive de una programación próxima y de su libertad de elección, también el respeto a la diversidad de la oferta como plasmación de la pluralidad de la sociedad navarra. Un paso positivo más en la normalización que exigió la sociedad navarra en mayo de 2015 para poner fin a viejos absurdos pendientes en esta tierra. Por muchas puertas que se pongan, el campo siempre es más grande.

Secciones