Sánchez sacrifica el Valle de los Caídos

Renuncia a convertir el monumento en un museo de la memoria y propone declararlo cementerio civil
Plantea una comisión de la verdad
La rectificación irrita a la oposición
Casado quiere entregar la basílica a la Iglesia

“No nos parece bien la rectificación. La proposición anterior era más sensata” “Es absurdo que el Gobierno se preocupe por un muerto de hace 43 años y dé bandazos” “Nos conformamos con que saquen a Franco, al dictador asesino, y que repongan la memoria”

Jueves, 30 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

madrid - El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, renunció a convertir el Valle de los Caídos en un museo de la memoria colectiva, como propuso el PSOE a finales de 2017 en una proposición de ley vetada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy porque estimaba que aumentaría el crédito presupuestario en más de 200 millones de euros.

“La opinión del Gobierno es que el Valle no puede ser un lugar que se deba resignificar, no puede ser un lugar de reconciliación. Tiene que ser un lugar de reposo, un cementerio civil para las víctimas de la contienda y el franquismo. Ésa es la propuesta y la opinión del Gobierno”, señaló en una rueda de prensa conjunta con el presidente de Bolivia, Evo Morales.

La posición fijada por Sánchez desde Bolivia supone un giro a la línea que venía manteniendo no sólo como secretario general del PSOE sino también a la postura que han defendido los miembros de su Gobierno en estos dos meses de mandato.

En una conversación informal con los periodistas que le acompañan en su gira iberoamericana, Sánchez achacó la dificultad de resignificar el Valle de los Caídos por la connotación que ya tiene este monumento en el que está enterrado Franco -por poco tiempo porque el Gobierno ha iniciado el trámite para exhumar sus restos- y porque allí yacen víctimas de los dos bandos.

Sánchez apuesta por dejar el Valle como “cementerio civil”, manteniendo eso sí, la actual Basílica que custodia una abadía de monjes benedictinos.

rechazo de los socios de la moción La propuesta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no suscitó consenso entra las principales fuerzas políticas que apoyaron al PSOE en la moción contra Rajoy. Al secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, no le parece bien la “rectificación” del Gobierno, “que ha cambiado de parecer”, ya que el propio PSOE “había hablado de resignificar el Valle de los Caídos”.

El número tres de Podemos asegura no conocer los motivos de ese cambio de opinión de Sánchez, pero se reafirmó en que la posición anterior del PSOE “era más sensato y lo que hay que hacer”.

Ramón Espinar, portavoz de la formación en el Senado, afirmó que “lo relevante” es que en España “no haya símbolos honoríficos para una dictadura de 40 años, que debe quedar en el pasado” y que lo que realmente importa es que el Valle “no sea el último monumento en Europa a las dictaduras fascistas que gobernaron en el siglo XX. En Alemania e Italia eso sería impensable”.

Para la responsable de Memoria Democrática de IU, Esther López Barceló, la decisión de Sánchez es un “bandazo caprichoso” y una “vuelta a la improvisación permanente” en memoria histórica.

El portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, señaló que su grupo se conforma con que “saquen a Franco, al dictador asesino y que repongan un poco la memoria” en el Valle de los Caídos.

Recordó que llevan “la última década” reclamando lo mismo: “que se saque a la bestia” y que “se devuelvan los restos republicanos ahí enterrados de manera ilegal a sus familias”. Además, insistió en que, por ellos, “lo dinamitaríamos y lo cederíamos al PP y Ciudadanos, que lo querrían como sedes de sus partidos”.

Por su parte, el presidente del PP, Pablo Casado, considera “absurdo” que el Gobierno esté preocupado por “un muerto de hace 43 años y no se preocupe por la economía, la seguridad, la inmigración, el empleo y el futuro de España”. - Efe/E.P.