Contra belicismo, sentido común

Por Carlos Villanueva Erro - Viernes, 31 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

reconozco que es ir contracorriente, que por otra parte es mi tendencia habitual, en el tema del desalojo del Palacio de Rozalejo.

Claro está que ha habido una falta de entendimiento entre administraciones ejecutiva y judicial, que no la conozco con todos sus matices, aunque me atrevería a prejuzgar que se han cruzado intereses políticos varios, ya que son gentes de estudios y saben escribir y leer y entender lo leído, correctamente.

Pero al margen de esta falta de entendimiento, me llama la atención la descomunal rabieta de los porreros (de porra) encabezados por lo que queda de UPN, con la colaboración entusiasta de Agustina de Aragón, la mística cirbonera y unos ciudadanos que andan por ahí, por no impedir la nueva okupación del palacio y no ordenar su inmediato redesalojo.

Por otro lado los de la otra punta, que todavía no se han dado cuenta de que gobernar es gestionar el territorio ajustándose a las leyes y teniendo en cuenta a la ciudadanía en general y no solo a vuestros votantes. Sabemos que no estáis en total acuerdo con la okupación, pero no podéis defraudar a vuestros cachorros, aunque se hayan fugado de la madriguera.

Y para terminar de fastidiar aparece un personajillo de no sé qué sindicato policial foral, quejándose de la posición del Gobierno de Navarra al no responder a la reocupación, con un nuevo redesalojo.

Vamos a ver, alma de cántaro. ¿Te imaginas un viernes a las nueve de la noche en plena plaza de Navarrería, repleta de público, incluso navarros de bien, con un contingente de 100 maderos desalojando uno por uno a cientos de okupas dispuestos a resistir con el apoyo desde el exterior de casi toda la plaza, excepto los navarros de bien? ¿Queremos unos nuevos Sanfermines 78 o 3 de marzo de Vitoria? Reconozco que el ejemplo es exagerado, pero desde luego el ambiente no era de lo más distendido y, por otra parte, aun en el supuesto de un nuevo desalojo, técnicamente complejo y de consecuencias imprevisibles respecto a la integridad física de unos y otros, aún quedaría por rematar el trabajo:

a) mediante el blindaje del palacio con una chapa de acero, que recubriese todo el edificio, de manera que hiciese imposible la entrada, puesto que como sabrás, cualquier edificio, y más en el Casco Antiguo, no es infranqueable ni mucho menos. También se pueden utilizar bloques de hormigón.

b) mediante la disposición de un retén de la Policía Foral en el mismo palacio (al que seguro te presentas voluntario) en un número suficiente para disuadir a los okupas durante las 24 horas del día, confraternizando con los navarros de bien a kalimotxazo limpio, que se podría financiar con la devolución de los vasos reutilizables, que sin duda les iban a llover, a la vez que tener preparado un operativo de antidisturbios durante un tiempo indefinido, con el costo que conlleva y la dejación de otras funciones, como por ejemplo controlar a las hordas de motoristas franceses, que consideran el puerto de Erro el circuito Paúl Ricard.

c) Derribo del edificio como en el Euskal (aquellos sí que eran gobernantes) pasándose por el arco del triunfo su valor artístico y patrimonial, que al final solo son piedras y hierros.

Pero volvamos al redesalojo. Me imagino a los porreros (de porra) desde su atalaya privilegiada, dispuestos a vivir un episodio multiorgásmico, viendo como la Policía del gobierno del cuatripartito se enfrentaba a los cachorros de partidos que lo componen y que, de repente, se encuentran sin espectáculo, con el consiguiente cabreo del que ha pagado su entrada, porque en un ejercicio de sentido común, como en la canción de Carlos Puebla, les digan que se acabo la diversión, que llegó el comandante y mandó parar.

Como véis no me posiciono ni a favor ni en contra de la okupación ni del desalojo. Se ha escrito ya demasiado sobre el tema y a favor de la actitud prudente del Gobierno, que frente a los belicistas de uno y otro signo, han procurado ejercer la prudencia y el sentido común las virtudes mas esenciales del gobernante. Mi felicitación. Y los belicistas, que hagan una quedada y solucionen sus complejos y fobias a hostia limpia. Ya pasaremos a recoger lo que queda.

Secciones