El peaje en sombra, un gran negocio privado a cuenta del erario público

El mejor ejemplo está en la autovía del Camino (A-12), que ha tenido cuatro propietarios desde 2006

Viernes, 31 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - Una situación completamente diferente vive la otra carretera con peaje en sombra construida por UPN en 2006: la autovía del Camino (A-12), que une con 70 kilómetros Zizur y Viana. Si la del Pirineo no termina de despegar desde el punto de vista del negocio de las concesionarias, la A-12 se ha convertido en un filón de beneficios privados a cuenta del erario público.

Construida en 2006 por la Corporación de la extinta Caja Navarra, las Koplowitz y una agrupación de firmas locales, dio beneficios desde el primer día debido al cálculo del canon que se hizo en tiempos de UPN. Tanto es así que la concesión ha cambiado varias veces de manos y proyecta unos números que ayudan a entender por qué resulta una pieza tan jugosa. La autovía, que costó 390 millones, terminó de pagarse en 2016. Lo que pasa es que la concesión se extiende hasta 2032, fecha hasta la que las arcas forales tendrán que pagar al propietario de turno más de 40 millones de euros anuales.

Eso hace que cuando acabe el contrato, las arcas forales habrán pagado en realidad 1.200 millones de euros. Se entiende así que la concesión haya sido objeto de deseo y haya tenido ya cuatro propietarios. Primero la tuvieron los constructores, hasta que en 2009 la vendieron a Globalvía Infraestructuras. Un año después el negocio pasó a a Infraestructure Panther, una filial del Deutsche Bank con sede en Holanda. Y desde mayo de 2017 el negocio lo tiene el fondo de inversión suizo UBS, que se hizo con la carretera tras pagar 450 millones. Entre tanto vaivén sólo ha habido un fijo: Ignacio Martínez Alfaro, exconsejero de UPN, sigue siendo presidente de autovía del Camino SA. - A.I.R.

Secciones