La empresa de Florentino Pérez saca a la venta la Autovía del Pirineo

Imagen de la autovía del Pirineo (A-21) a la altura de la salida número 47, con los túneles de Yesa al fondo. La fotografía es de 2012. (Javier Bergasa)

La constructora ACS lanza al mercado un paquete de nueve carreteras con peaje en sombra, entre ellas la A-21, por 500 millones
La operación, en fase preliminar, no afecta al canon que Navarra tiene que pagar hasta 2039 por el tráfico de la vía

Andoni Irisarri - Viernes, 31 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - La constructora ACS tiene intención de vender la autovía del Pirineo (A-21), cuyo único tramo construido se encuentra en suelo navarro y une las localidades de Noáin y Yesa.

Tal y como adelantó la semana pasada el periódico El Economista, el grupo presidido por Florentino Pérez quiere lanzar en septiembre una operación financiera para desembarazarse de las nueve autovías de peaje en sombra que explota en el Estado a través de su filial Iridium, y entre las que se encuentran algunos tramos de la A-21, la segunda de las carreteras -después de la autovía del Camino, la A-12- que los gobiernos de UPN comprometieron en la Comunidad Foral mediante la controvertida fórmula por la que la construcción y el pago de la obra lo asume una empresa, y es la Administración la que abona un canon anual en función del tráfico y otras variables durante un periodo de tiempo establecido. El conjunto de la operación, que todavía se encuentra en fase preliminar, se mueve en los 500 millones de euros y no dejaría de ser un intercambio de acciones entre empresas que no afectaría ni a los usuarios de la carretera ni al contrato concesional del Gobierno de Navarra, que tendrá que seguir pagando hasta 2039 vía impuestos la sustanciosa hipoteca adquirida por los regionalistas.

Ni al Ministerio de Fomento ni al Gobierno de Navarra, titular de la carretera, les ha pillado por sorpresa el movimiento de la constructora. Desde el Ejecutivo foral aseguran que en los foros económicos y en la prensa salmón ya se rumoreaba con la posibilidad de una venta de estas características, y todavía son prudentes. De hecho, no descartan que la operación se trate de un globo sonda de Florentino Pérez, quien podría estar tanteando el mercado o enviando un mensaje al resto de empresas después de que ACS haya participado en la megacompra de Abertis.

el papel del gobierno En cualquier caso, que todavía es pronto lo asegura el propio Gobierno foral, al que no le consta notificación oficial de una operación que precisa de su visto bueno. Porque Navarra, como parte concedente, tiene que certificar el movimiento una vez compruebe que la presumible venta no afecta al contrato concesional que tiene suscrito. Si la operación se limita a un cambio de manos entre grupos -algo habitual-, el papel de Navarra sería casi testimonial y estaría obligada a dar su visto bueno. Pero en caso de que la venta incluyese modificaciones en la concesión, el Gobierno podría denegar la venta. Sin embargo, es una situación remota ya que el negocio en estas operaciones está precisamente en mantener la concesión, ese alquiler sustancioso y estable en el tiempo que pagan religiosamente las administraciones cada año. En otras palabras: la venta del paquete de carreteras en el que está incluida la A-21 no tendría incidencia ni en el canon ni en los usuarios, que podrían seguir transitando con libertad por los 45,421 kilómetros de autovía navarra como lo vienen haciendo hasta ahora.

Prueba de que el negocio de los peajes en sombra es más que interesante se encuentra en los números. Según la página web de Iridium, la inversión en la A-21 fue de 241 millones de euros. Pues durante los cinco primeros años de vida de la carretera, esos que van desde 2012 a 2017, el Gobierno de Navarra ya abonó vía canon 92 millones de euros. Significa que hasta 2039, fecha hasta la que se mantendrá la concesión, las arcas navarras desembolsarán por lo menos 404 millones de euros más. Eso teniendo en cuenta que el tráfico en la vía se mantenga en los números actuales, que son menores que los que en un principio se proyectaron.

las cifras

18,5

millones en 2018

Los Presupuestos Generales de Navarra en 2018 consignaron 18,5 millones para el pago del canon de la A-21, 1,5 más que en 2017.

496

millones hasta 2039

La concesionaria cifra en 241 millones la inversión que realizó para construir la carretera. Aún así, Navarra pagará 496 millones vía canon hasta 2039. Es decir, más del doble del coste real.

Secciones