El nuevo jefe de Policía Municipal de Estella antepondrá la “cercanía” a las sanciones

Uno de los posibles candidatos recibió ayer el rechazo público de los cinco cabos del cuerpo

Julen Azcona - Viernes, 31 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Estella-Lizarra - La inminente jubilación del jefe de la Policía Municipal Miguel Ángel Remírez obliga a que el alcalde Koldo Leoz (EH Bildu) tenga que designar en las próximas semanas a un nuevo candidato. La figura, que compete exclusivamente al primer edil, tendrá un modelo policial “cercano” y “con tintes pedagógicos en la ciudadanía”, según adelantó ayer el propio Leoz, que explicó que ya está en marcha un “proceso de selección” para dar con un perfil “de estas características”.

Una de las personas con la que se ha contactado recibió ayer la oposición pública por parte de los cinco cabos del cuerpo policial municipal en un escrito registrado en el ayuntamiento. Los agentes rechazan la propuesta alegando que “no nos consta” que el candidato “reúna las características propias del puesto de Jefatura”, tales como la “suficiente preparación personal, bagaje profesional y formación policial”.

El documento alega la “escasa experiencia, de aproximadamente un año, como agente de policía” del candidato, además de su “falta de conocimiento” en la gestión de equipos humanos.

El texto, que también reconoce “discrepancias internas” en la Policía Municipal e incide en el “momento delicado” del cuerpo debido a la “escasez de personal”, asegura temer que “finalmente las funciones propias del puesto las ejerzan de forma colegiada los propios cabos” si la Jefatura la desempeñara “cualquier persona”.

Leoz aseguró que el documento de los agentes constituye un hecho “muy grave” que “intenta influir” en una competencia exclusiva del alcalde, ya que recordó que la Ley de Base de Régimen Local establece que la Jefatura de Policía Municipal la ostenta el propio primer edil, con posibilidad de delegar la función.

“Delegaré en una persona de mi total confianza, que coincida con mi visión de Policía Municipal”, afirmó. “Están jugando a política, entrando en una competencia política del alcalde. Además, es un veto personal”, puntualizó.

El presidente de la Corporación reconoció que “hay contactos con la persona a la que los cabos se refieren”. Aunque el Ayuntamiento no divulgará por el momento el nombre definitivo, Leoz sí que adelantó que su perfil “no se centrará tanto en el aspecto sancionador” ni dirigirá un modelo “a base de multas”, sino que se basará en “ayudar a la ciudadanía”.