Día grande y gigantes renovados

Turno ayer de la Ilunberriko Txaranga, impecables de blanco y rojo.

La comparsa agradece públicamente a Clarita Torres y Tomás Belzunegui la renovación de “los castellanos “

Marian Zozaya Elduayen - Sábado, 1 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Lumbier - Aunque la puesta de largo fue el pasado 15 de agosto, fecha también señalada en el calendario lumbierino, la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de la localidad aprovechó ayer el día grande de sus fiestas para reconocer públicamente a Clarita Torres y Tomás Belzunegui por su labor de renovación de la pareja de gigantes más antigua, la de “los castellanos”.

Las manos de ambos vecinos han sido las que han reforzado y vestido a las grandes figuras, un gesto estimulante para la comparsa, que se mostraba ilusionada por la renovación, y una gran satisfacción para ellos como vecinos que han aportado generosamente su labor que permanecerá en el tiempo.

Clarita Torres, de 76 años, ha confeccionado los vestidos y capas. Se llevó las grandes telas brillantes a su casa después de Navidad y se puso a la labor ilusionada. “Estaban muy deteriorados y feos. Me he basado en la vestimenta que llevaban anteriormente y lo he hecho muy a gusto”, decía al tiempo que adelantaba su intención de coser las faldas de la pareja de roncaleses próximamente con lo que dará por finalizada su voluntaria tarea.

El mismo placer compartía Tomás Belzunegui, carpintero jubilado de 69 años, que ha restaurado los armazones haciéndolos más sencillos y ligueros, lo que influye totalmente en el baile. “Se ha mejorado además, los bastidores por dentro y la barra de enganche. Esto repercute en el equilibrio a la hora de bailarlos”, decía. En el cine que da cobijo a las grandes figuras, Belzunegui ha pasado los últimos meses en una tarea que le compensa “sólo por ver la ilusión de la comparsa, que ha cogido fuerza y es garantía de futuro”, añadía.

REFUERZOS Cierto es que la Comparsa de Lumbier se ha reforzado los últimos años con nuevas incorporaciones. Actualmente, suman 15 miembros y se compone de cuatro figuras grandes y cuatro txikis, más los cabezudos.

Este año también se han sumado tres nuevos chicos: Peio Armendáriz, Guillermo Valencia y Daniel Eguaras. “Lo hemos visto siempre y hay que mantenerlo porque es bonito”, expresaba éste. Los tres son amigos y pertenecen a la cuadrilla Kalatuak, muy numerosa. “Somos quince chicos y otras tantas chicas. Podríamos apuntarnos más, pero otros también están tocando la gaita”, apuntaba en referencia a Eneko Abaurrea, Jorge del Castillo y Aimar Bidondo, las nuevas promesas de la gaita en Lumbier que refuerzan al grupo desde el año pasado.

La música en Lumbier cuenta desde siempre con cantera propia. La Ilunberriko Txaranga está este año de aniversario, nada menos que 40 años, que celebrarán el próximo 27 de octubre. Suman unos 17, apuntaban y se turnan para cumplir el programa. Son el alma de las fiestas. Sin txaranga, comparsa ni gaiteros, no serían las mismas.

Secciones