El Gobierno Foral facilita al parlamento el doble de información que con upn

Solo una de cada diez iniciativas es de carácter propositivo
Las medidas de control al Gobierno monopolizan la actividad política
Barkos ha atendido más del triple de preguntas que Barcina

Ibai Fernandez Fermín Sagüés - Domingo, 2 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Pamplona - El Gobierno de Navarra facilita el doble de información al Parlamento que en la legislatura pasada. En los últimos tres años el Ejecutivo foral ha dado respuesta a 2.355 peticiones de información y documentación, frente a los 1.474 de UPN entre 2011 y 2015. Un 60% mas, y eso que aún falta un periodo de sesiones completo, el que comienza mañana.

La legislatura entra ya en su recta final con los partidos mirando de reojo una campaña electoral que, en el fondo, ha estado presente prácticamente desde las últimas elecciones. Un mandato que en lo que a la actividad parlamentaria se refiere ha estado marcado más por las iniciativas de control al Gobierno que por las de carácter propositivo. Por un lado, porque la mayoría que ha sostenido al Ejecutivo de Barkos más allá de sus diferencias puntuales se ha mostrado sólida, lo que ha limitado la capacidad legislativa de los grupos de la oposición, incapaces de sumar mayoría parlamentaria. Y por otro, porque UPN, PP y, en menor medida el PSN, han optado por las iniciativas de carácter político, más efectistas y de titular rápido, que por las propuestas de contenido. Todo en un contexto en el que la actividad parlamentaria ha sido mucho más productiva que en los cuatro años anteriores.

Hasta el pasado 26 de junio, fecha en la que concluyó el periodo de sesiones, se habían registrado en el legislativo 6.461 iniciativas, un 16% más que toda la legislatura anterior (5.558). De ellas además, la gran mayoría han sido las iniciativas de control (preguntas, peticiones de información, interpelaciones y comparecencias). Un total de 5.202, el 80% del total, superando ya claramente las 4095 que se dieron entre 2011 y 2015. Por contra, las iniciativas propositivas, las que implican la elaboración de un texto legal alternativo o una moción, y que por lo tanto son más complejas de elaborar y tienen menos rédito mediático, se han reducido en un 34%, pasando de las 892 a las 590.

en plazo Las peticiones de información son así la principal iniciativa parlamentaria de la oposición. Han pasado de una media de 450 anuales a más de 800, con el consiguiente esfuerzo por parte de los departamentos, que deben atender en plazo y forma todas las solicitudes. De hecho, a finales de 2017 se habían contestado en plazo o un día después el 81% de las peticiones, y el 91% con entre dos y seis días de retraso. En mayo solo dos quedaban pendientes respuesta.

También se han incrementado de forma destacada las preguntas orales en el pleno a los miembros del Gobierno. Algo consecuencia de los plenos de control instaurados en la presente legislatura, y que se celebran con una periodicidad quincenal. En estos tres años, los miembros del Ejecutivo han atendido 1.345 preguntas orales de los grupos parlamentarios, un 71% más que en la legislatura anterior, en la que en la que hubo 786.

De ellas 182 las ha respondido directamente la presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, que en todos los plenos mantiene un cara a cara con los portavoces de la oposición. Una imagen inusual y prácticamente inédita durante el mandato de Yolanda Barcina, en el que se registraron 52 preguntas para la presidenta, que en la mayoría de las ocasiones delegó en los consejeros su respuesta. El conjunto de las iniciativas dirigidas a la presidenta también es superior en la presente legislatura. 244, incluidas comparecencias, interpelaciones y preguntas escritas, frente a las 165 que tuvo que atender Barcina.

Iniciativas legislativas Otro de los cambios más destacados respecto al mandato anterior es la menor producción legislativa de la oposición parlamentaria. Si durante el último gobierno de UPN los grupos de la oposición promovieron bastantes propuestas de reforma, muchas de las cuales acabaron viendo la luz gracias a la minoría parlamentaria de los regionalistas, en la actualidad se han reducido de forma notable.

De esta forma, si en cuatro años los grupos parlamentarios plantearon 154 proposiciones de ley, en estos tres años apenas han sido 57. Por contra, la actividad legislativa del Gobierno está siendo superior. En tres años ha planteado 60 proyectos de ley, frente a los 69 del Ejecutivo de UPN en la legislatura anterior. Y salvo dos excepciones puntuales, como la Ley de Policías o la reforma del PIL, que optó por retirar en el último momento por falta de mayoría, el Gobierno foral ha sacado adelante todas las leyes planteadas.

Queda por ver ahora si esa estabilidad parlamentaria se consolida también durante el último periodo de sesiones, en el que el Ejecutivo foral tiene pendiente de aprobar su último presupuesto y algunos proyectos importantes como el mapa local o las leyes de igualdad y participación. En lo que no se espera grandes cambios es en la estrategia de la oposición, que seguirá aprovechando la ventana mediática que ofrecen las iniciativas de control para buscar la confrontación política con el Gobierno en el curso que arranca mañana, y que vendrá marcado por la precampaña electoral.

Secciones