Una protesta ultraderechista desata la tensión en Chemnitz

La Policía evita el enfrentamiento con contramanifestantes en la ciudad alemana

Domingo, 2 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

BERLÍN - Una multitudinaria protesta ultraderechista y varias contramanifestaciones tensaron ayer hasta el extremo a la ciudad alemana de Chemnitz, una semana después de que la muerte de una persona -presuntamente a manos de dos inmigrantes- desatase una cacería neonazi de extranjeros.

Un gran despliegue policial impidió que los sectores más violentos de uno y otro bando chocasen de forma abierta durante la marcha ultraderechista, aunque hubo lanzamientos de objetos, escaramuzas y un constante intercambio de amenazas e insultos en un ambiente muy hostil. “Varios puntos de Chemnitz están cargados de tensión. Nuestro operativo ha tenido que atacar en ocasiones”, reconocía la Policía de Sajonia a través de Twitter.

Con varios miles de personas, la “marcha silenciosa” por las víctimas de la “multiculturalización”, convocada por el partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) y el movimiento xenófobo Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida), sufrió contratiempos desde su inicio, pasadas las 17.00 hora local.

Las contramanifestaciones festonearon la protesta ultraderechista a lo largo de todo el recorrido y, pese a que sus organizadores pedían no responder, muchos de sus integrantes gritaron consignas como “Nosotros somos el pueblo”, “Libre, social, nacional”, “Resistencia”, “Extranjeros fuera” y “Prensa mentirosa”, además de proferir insultos y hacer gestos obscenos.

Los servicios secretos alemanes advirtieron ya por la mañana de que en la protesta participan neonazis y hooligans venidos de todo el país y el extranjero. Desde las contramanifestaciones se lanzaban eslóganes como “Nacionalismo fuera de las cabezas”, “Nazis fuera” y “Vosotros perdisteis la guerra”, sazonados también de insultos y abucheos.

La tensión fue escalando al término de la marcha, que no pudo concluir su recorrido, dejando a ambos bandos enfrentados en una plaza céntrica de la ciudad, como una olla a presión, separados tan sólo por centenares de antidisturbios, a pie y a caballo, tanquetas de la Policía y vehículos blindados. Ninguna de las partes se mostraba dispuesta a abandonar el lugar pese a los llamamientos de las fuerzas de seguridad, preludio de lo que podría ser otra noche de altercados en la ciudad. - Efe