Un motorista de Miranda de Arga muere en accidente en el alto de Lerga

La moto del accidentado, a la izquierda incrustada en la ladera, ayer en el alto de Lerga. (@bomberos_na)

Sergio López Rodríguez, de 36 años y trabajador en Fagor, era un apasionado del motor

Enrique Conde - Domingo, 2 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

PAMPLONa - Un vecino de la localidad de Miranda de Arga, Sergio López Rodríguez, perdió ayer la vida con solo 36 años de edad después de sufrir una accidente con una moto de gran cilindrada que conducía, al salirse de la carretera en pleno alto de Lerga y golpearse posteriormente contra algún elemento, es posible que un árbol, en un tramo que no está protegido con bionda lateral. El siniestro mortal se produjo a las 19.45 horas en el kilómetro 47 de la NA-132, en el término municipal de San Martín de Unx. Hasta el lugar se trasladó el equipo médico de Olite y una ambulancia medicalizada. Dada la gravedad de las heridas que presentaba el motorista, se movilizó un helicóptero, pero el traslado no llegó a efectuarse ya que no fue posible reanimar al joven, que a la llegada de las asistencias sanitarias se encontraba ya en parada cardiorrespiratoria, según informaron desde el Gobierno de Navarra y la Guardia Civil, que fue el cuerpo policial que se encarga de investigar el suceso.

Sergio López circulaba al parecer por el lugar con un grupo de amigos de las inmediaciones con los que se solía reunir para realizar salidas en moto, de la que era un gran aficionado. En un momento dado, ayer, cuando circulaba en una de las curvas del puerto, perdió el control de la motocicleta por causas que se investigan, y terminó saliéndose de la vía y sufriendo un golpe mortal.

Afable y dinámico López era natural de Miranda de Arga y trabajaba en labores de mantenimiento en la firma Fagor Ederlan en Tafalla. Además de su afición por las motos y, en general, por los vehículos de motor, Sergio era una persona apreciada en su localidad, donde se le recuerda también por estar siempre acompañado de sus perros y por mantener un invernadero. Estaba muy unido a su madre, natural de Zamora y que había quedado viuda hace varios años (su familia paterna es de Miranda), y tenía un hermano mayor y una hermana. “Era un chico muy dinámico y trabajador, y de trato muy agradable”, recordaba ayer el alcalde Jesús Luis Andión.

Secciones