vecinos

Viaje al pasado histórico

Un grupo de apasionados por la historia se traslada a la II Guerra Mundial para recrear sus batallas
Sus encuentros son “la forma más realista de revivir momentos clave de la época”

Leyre Estévez - Domingo, 2 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

tudela - Revivir la historia de una forma cercana y sin riesgo es posible a través de asociaciones como All American, que desde 2007 se ha especializado en la recreación de batallas de la unidad 82 Airbone americana durante el período de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, dan un paso más y recrean también la vida civil de la época, hasta el punto de que hay miembros que incluso estudian, practican y dan clases de baile del momento (el swing de los años 40).

El grupo nació en Tudela con la finalidad de poner en contacto a personas que comparten la pasión por la historia, procedentes de Navarra y sus comunidades limítrofes. Unos quince miembros con distintas profesiones y edades entre los 18 y los 50 años pero un nexo común son los que actualmente se dedican en este proyecto a la investigación histórica y representación de acontecimientos de las unidades paracaidistas americanas. La asociación está abierta a cualquier persona que desee vivir la historia de manera diferente, a la vez que aprenden y disfrutan de ella. Por ello, no hay un perfil fijo ni requisitos a parte de cumplir con la mayoría de edad. Cada año, los miembros participan en los eventos de recreación histórica que se organizan a nivel nacional, además de viajes a los encuentros que tienen lugar en el extranjero. Aunque no han gestionado todavía ninguna actividad por su cuenta, también se encargan de colaborar con los organizadores que preparan las quedadas, los cuales están a cargo de solicitar los permisos de los ayuntamientos y comunicar las actividades a las diferentes asociaciones.

En cuanto al proceso de documentación, el cual reconocen que es la parte más larga y difícil, se basan principalmente en documentales y libros, aunque Internet les ha resultado muy útil para localizar a otras asociaciones con las que establecer vínculos, como una americana que les facilitó información recientemente. Según cuentan, esta afición es relativamente joven en España, ya que los primeros eventos de recreación histórica datan de 2003/2004, a diferencia de Estados Unidos o el resto de países de Europa, que son más pioneros.

de cara al público Este grupo también ofrece actividades abiertas a la gente, entre las que se incluyen exposiciones (como una feria de coleccionismo de Calahorra en la que han participado varios años) y estrenos de películas (por ejemplo, Valkiria). En los rodajes colaboran bien como figurantes, asesores o ayudantes en la confección del atrezzo. La última ha sido la participación en la película Gernika. La siguiente cita a la que asistirán es a un evento de ocio alternativo en Pamplona. A través de los distintos encuentros buscan “ayudar a descifrar la historia fuera de los mitos, para ver qué hay detrás del simbolismo y descubrir en profundidad los detalles más característicos de la época”, explica uno de los participantes.

La asociación, que no tiene ánimo de lucro, se autofinancia con la cota anual que pagan los socios, y los fondos sirven para cubrir los gastos de desplazamiento y transporte del material.

El valor de la historia Acerca de lo más importante que han aprendido, reconocen que “al querer entender la historia, te das cuenta del valor que tiene y que todo lo que igual has dado por sentado que siempre ha existido tiene su origen en algún punto”, como narra Rubén, un miembro de la asociación. Además, explica que en uno de sus viajes a Normandía tuvieron la oportunidad de conocer a algunos veteranos de la unidad, que se mostraron “muy agradecidos de que la gente recuerde lo que vivieron y todo por lo que un día pelearon”. Con esto se reafirma en que “lo mejor de formar parte de la asociación es sin duda conocer a grandes personas que comparten tu misma afición”.

Por todo ello, los socios de All American coinciden en que el valores fundamental que quieren transmitir es el afán por la historia, más allá de las preferencias políticas, y un llamamiento al respeto, “ya que lo que ahora sólo son películas, en un momento fueron hechos reales que sufrieron otros para llegar al punto en el que nos encontramos todos ahora”.