King se corona en la covatilla

9ª etapa el estadounidense logra su segundo triunfo mientras que yates se enfunda el maillot rojo

Lunes, 3 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

La covatilla (salamanca) - El estadounidense Benjamin King (Dimension Data), el mismo que inauguró la cima de Alfacar, sufrió “como nunca” para adjudicarse en solitario la novena etapa disputada entre Talavera de la Reina y La Covatilla, de 200.8 kilómetros, en la que el británico Simon Yates (Mitchelton) se enfundó el maillot rojo. El navarro Óscar Rodríguez (Murias) acabó en 28ª posición tras rodar la mayoría de la subida con Mollard.

King, de 29 años, soñó con una victoria en la Vuelta y ya tiene dos. Y lo la logró con épica y agonía en la primera cima de categoría especial de la Vuelta, como superviviente estelar de la escapada del día, y resistiendo el acoso del holandés Bauke Mollema, que llegó desfondado a 48 segundos, poco antes que el belga Dylan Teuns (BMC), el último aventurero en meta.

Los favoritos se batieron en los últimos kilómetros sin clara superioridad de ninguno de ellos. El viento frenó los ímpetus de los candidatos. No resistió el francés Rudy Molard, que cedió 6 minutos y el maillot rojo, que acabó en las espaldas del británico Simon Yates.

El colombiano Miguel Ángel Superlópez lideró el grupo de la alta jerarquía a 2.40 minutos, junto a su compatriota Nairo Quintana y el holandés Wilco Kelderman. Poco después Rigo Urán, Ion Izagirre y Yates. El español Alejandro Valverde lo hizo a 3.04 y se quedó a un solo segundo del líder.

La Vuelta disfrutará en Salamanca de la primera jornada de descanso con la general apretada. Nada menos que 13 corredores en el margen de 1.30 minutos y las etapas más duras por llegar. Yates, de 26 años, el hombre que ganó tres etapas en el Giro y vistió de rosa 13 días hasta que Froome lo fundió en Bardonecchia, se puso la roja con orgullo.

Fue buena la fuga del día, con 11 corredores dispuestos a desafiar un recorrido de 200 kilómetros y cuatro puertos. Se apuntaron Teuns (BMC), De Gendt (Lotto-Soudal), King, Hollenstein (Katusha), Leezer (LottoNL-Jumbo), Mollema, Ezquerra (Burgos-BH), Lluis Mas (Caja Rural), Maté, Vanbilsen (Cofifis) y Bagües (Euskadi-Murias).

Cuando el retraso del pelotón marcaba los 10 minutos quedó claro que el pelotón se iba a desentender hasta el puerto final para discutir sus cuitas en el ascenso a La Covatilla. Por delante Luis Ángel Maté fue a lo suyo. Puntuó en cabeza en el Puerto del Pico (1a), Alto de Gredos (3ª) y Puerto de Peña Negra (2ª).

A 29 de meta De Gendt espabiló el ritmo en cabeza y seleccionó 6 hombres poco antes de llegar a Candelario. Cerca de las calles empedradas del precioso pueblo salmantino, atacó el balear Lluis Mas, a quien se pegó Benjamin King, quien tensó trotando por el vetusto adoquinado.

Fue un despegue definitivo. Restaban 18 kilómetros hasta coronar La Covatilla a casi 2.000 metros de altitud. Por detrás, Movistar trataba de marcar el ritmo a ratos, lo mismo que el Sky, Astana y Bora

King apretó los dientes para sufrir un terrible calvario, Mollema se llenó de impotencia en la persecución, y los favoritos se marcaron hasta el último kilómetro, cuando Quintana trató el despegue, contestado por López, Urán y Kelderman. El holandés también lanzó su carta contra la mesa, pero la suerte ya estaba echada con la meta a la vista.

King se puso la corona en una cima donde antes se impusieron Santi Blanco, Félix Cárdenas, Danilo di Lucca y Dan Martin, un escenario muy ciclista de la Sierra de Béjar, donde la Vuelta puso fin al primer tercio de carrera, con todo por resolver, general apretada y expectativas de emoción ante una segunda semana que ofrecerá el tríptico asturleonés, con La Camperona, Praeres y Lagos de Covadonga. - Efe