Milenio

Santuario (homeopático) francés

Por Javier Armentia - Lunes, 3 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

La Universidad de Lille expulsa a la homeopatía de su facultad de medicina a la espera de una resolución oficial de la autoridad nacional sobre esta práctica pseudocientífica que se prevé definitiva y negativa, reclamando que se deje de gastar dinero público en algo que no funciona como medicamento y que un creciente número de estudios científicos vincula, junto con otras prácticas pseudocientíficas mal denominadas alternativas, a mayor mortalidad. Personas que podrían curarse con la medicina de verdad, esa que los homeópatas llaman halopática y a la que acusan de ser un montaje o conspiración. En Francia el estado reembolsa el gasto farmacéutico homeopático: más de 600 millones de euros anuales, un 1,4% del gasto total en medicamento.

La situación en nuestro país, que afortunadamente nunca cedió a las presiones para incluir homeopatía dentro de la cartera básica sanitaria (aunque con algunos gobiernos casi lo consiguen), se ha ido poniendo más clara en los últimos años, con un rechazo creciente por parte de universidades, colegios y asociaciones profesionales de medicina y farmacia, y a pesar de la inversión en propaganda y publicidad de las empresas vendedoras. Varios ministros del nuevo Gobierno han sido claros en reclamar que se deje de promocionar esta práctica engañosa. En el Reino Unido también se está acabando la impunidad para esta antigua receta tan falsa como dañina: el año pasado el organismo público de salud recomendó que se eliminara de la práctica médica, aunque el tema está en los juzgados. Queda Alemania, cuna del creador, Samuel Hahnemann, pero sería deseable que ya en todo el territorio europeo (y en el resto del mundo) se dejara de promocionar una terapia tan falsa como absurda. El santuario homeopático se diluye, y ojalá se extinga como otras prácticas antiguas y erróneas.

Secciones